INDEPENDIENTE 1- BOCA JUNIORS 1: DE HÉROES Y «VILLA»NOS

Gentileza: Prensa CAI.
Gentileza: Prensa CAI.

Por: Martin Mouro

Fecha número siete, fecha de clásicos: mientras Racing enfrentaba a River en Núñez, el «Rojo» de Falcioni recibía en Avellaneda al «Xeneize». Sin dudas se trataba de una jornada de las más especiales en lo que va de la Copa de la Liga Profesional, enfrentándose entre sí cuatro de los denominados grandes del país. Ambos cotejos acabaron por ser atractivos empates, aunque se destacó por demás el duelo disputado en el Libertadores de América, donde la emoción estuvo a flor de piel y el resultado evidenció la paridad en el trámite de juego. Un Sebastián Sosa heroico volvió a sacarle una sonrisa al hincha rojo en el último minuto.

En un primer tiempo en el que los dos elencos en cancha se estudiaron constantemente, Independiente (que había sufrido las dos primeras ocasiones de gol claras por parte del equipo visitante) pegó primero y se adelantaba en el tanteador. Un «Tucu» Palacios encendido desbordó por la derecha, para luego enviar un centro certero al corazón del área: la mala salida de Esteban Andrada y la buena intención de Nicolás Messinitti para peinar el esférico se combinaron para que la número cinco llegue a las cercanías de la posición de Gastón Togni. El lateral izquierdo del «Rojo» no dudó y sentenció a través de un cabezazo letal para poner el 1-0 a favor de los locales, que explotaban en emoción.

A partir de ese momento la pelota fue cedida al equipo dirigido por Miguel Ángel Russo, que poco pudo incomodar a un ordenado bloque defensivo (liderado por un determinante «Chaco» Insaurralde) propuesto por los del «Emperador» Julio César Falcioni, que esperaban agazapados para salir de contraataque a través de la velocidad de Jonathan Menéndez, Sebastián Palacios y Fabricio Bustos. Pero Boca encontraría el camino de la mano de un viejo amigo: la pelota parada. En el comienzo del complemento ingresó Mauro Zárate para patear un tiro libre clave desde la esquina derecha, siendo uno de los pateadores de mejor pie dentro del plantel «Xeneize». Centro preciso y cabezazo excelso de Carlos Zambrano que ingresaba embalado y completamente solo a la puerta del área chica. Empate de Boca para volver a tener vida en un cotejo que comenzaba a tornarse adverso.

Poco a poco Independiente volvió a ser protagonista de la mano de los ingresos de Roa y Alan Velasco (a la par de un Lucas Romero que jugó unos 90 minutos de lujo en el centro del campo), generando más acciones ofensivas e incomodando (aunque de manera esporádica) a los visitantes. El partido parecía apagarse con un rotundo 1-1, pero el fútbol argentino siempre tiene un factor sorpresa para despertar las emociones. Mano de Ayrton Costa a los 94 minutos de partido y penal para Boca. Villa se hizo cargo de la ejecución, pero no pudo ante un inmenso Sebastián Sosa, que una vez más metió una de esas atajadas que valen un gol.

Fue final en Avellaneda, donde los «Diablos Rojos» (con bajas sensibles como Alan Franco, Lucas González y Silvio Romero) y los de La Boca se repartieron los puntos en una noche de domingo plagada de polémicas y jugadas de pierna fuerte. Los locales continúan en el segundo lugar de la tabla de posiciones de la zona 2, mientras que el equipo «Azul y Oro» se ubica en la sexta posición, estando por el momento a fuera de los clasificados a la siguiente fase de la Copa de la Liga Profesional.