CAÑUELAS 4 – UAI URQUIZA 1: LA PRIMERA VEZ NO SE OLVIDA

Foto: Jonatan Argañaraz - CFC

Por: Nicolás Ziccardi

Cañuelas Fútbol Club logró su primera victoria en la categoría con un inolvidable 4 a 1 ante UAI Urquiza en el Arín. El Tambero hizo de la efectividad un culto para moldear una importante diferencia durante los últimos veinte minutos de la primera mitad.

Duelo entre dos que llegaban de caer, Cañuelas buscaba consumar finalmente su primera victoria desde el histórico ascenso a la Primera B ante un Furgón al que su triunfo ante San Miguel de la primera jornada empezaba a quedarle lejos.

El conjunto dirigido por Martín Perelman no tardó en imponer condiciones, pero aunque supo ser profundo por los costados le costó generar peligro serio durante los minutos iniciales. La cuerda estaba tensada y terminó por romperse en 24 minutos, Gonzalo Rodríguez lanzó el tiro desde la esquina izquierda que Diego Aguirre empujó de cabeza a gol beneficiado por la pésima salida del golero De Luca.

Pero la cosa no quedó ahí, ocho minutos después un tremendo desborde de Dany Edjo´o abrió el camino al segundo; el camerunés armó una de Champions League a pura gambeta y sacó el centro atrás que Lautaro Suárez Costa conectó a la red tras el manotazo de De Luca.

Y hubo más en ese primer tiempo, sobre el tiempo cumplido otro toqueteo culminó con la apertura de Rodríguez para la penetración por izquierda de Suárez Costa; el marcado de punta apareció en posición de wing y jugó el pase bajo que Diego Aguirre empujó al merecidísimo 3-0.

UAI quedó aturdido tras el primer gol local, sin embargo apenas comenzó el complemento pudo meterse en el score con Carlos Battigelli generando el rebote ofensivo que se transformó en habilitación para Ezequiel Vidal; el delantero recibió solo en plena área y definió con notable categoría pinchando la redonda sobre la salida de Tomás Lingua Bender. 3-1.

Pero el partido no cambió demasiado, el Furgón fue por inercia ante un Cañuelas que si bien cedió campo siempre estuvo atento para ubicar espacios ofensivos.

Así consumó la goleada, ya en el adicionado, con el pivoteo de Aguirre para la solitaria marcha de Luciano Cariaga; el 10 limpió a Eros De Luca en su salida y tuvo la claridad necesaria para tocar atrás y cederle el gol a Tomás Álvarez, quien definió con el arco vacío al 4-1 final.