RIVER: A 45 AÑOS DEL SHOW DE LEOPOLDO JACINTO LUQUE

Foto: El Gráfico

Por: Marcelo Patroncini

¿Quién pudiese tener la máquina del tiempo para detenerlo o, al menos, para volver a vivir ciertos momentos?. A una semana de su desaparición física, la magia y el recuerdo de Leopoldo Jacinto Luque volvió a fluir en los teclados y en las memorias ya que un 22 de febrero de 1976, hace exactamente cuatro décadas y media, el «Pulpo» se despachaba con cinco goles para el triunfo de River sobre San Lorenzo en el Monumental.

Se jugaba el Metropolitano dividido en dos zonas. La primera le perteneció a un Huracán formidable que acabó perdiendo el título por tres puntos con jugadores de la talla de Houseman, Carrascosa, Ardiles y Larrosa, muchos de ellos compañeros del delantero Millonario en la Selección Argentina campeona del mundo. Del otro lado, el equipo de Núñez que triunfó en su grupo pero no pudo continuar con su andar maravilloso en la etapa decisiva del torneo.

La tercera fecha de aquél certamen se disputó el domingo 22 de febrero, hace exactamente 45 años. El Globo venció a Boca por 2 a 1, Racing e Independiente empataban sus compromisos ante Gimnasia y Estudiantes de La Plata por 2 a 2, mientras que en el Monumental, una función inolvidable del «Pulpo» lo alzaba como ídolo de multitudes.

El Millonario venía de empatar 0 a 0 en el Superclásico con Boca llevado a cabo 96 horas previas a otro derbi para los de La Banda. Con la 9 en la espalda, Luque abrió la cuenta al cuarto de hora. Con el 1 a 0, los Ángel Labruna se iban al descanso victoriosos sin suponer que, en la complementaria, llegaría la lluvia de goles.

Luque repitió por cuadriplicado en la segunda mitad. Convirtió a los nueve, a los veintiocho, mojó de cabeza cuando faltaban quince, y repitió 120 segundos más tarde. La goleada era inolvidable, épica, maravillosa. Por esas cosas de la vida, esa noche compartió equipo con otros dos muchachos que hoy se lo recuerdan en el cielo: Roberto Perfumo y Alejandro Sabella. Pasaron 45 años… ¿quién pudiese tener la máquina del tiempo para detenerlo o, al menos, para volver a vivir ciertos momentos?