ARGENTINOS JUNIORS 0 – PLATENSE 1: VOLVIÓ, ¿LO EXTRAÑABAN?

Foto: @caplatense // Gonzalo Colini

Por: Marcelo Patroncini

Transcurrieron casi 22 años pero parece que no ha cambiado desde ese entonces. La ausencia del Marrón en la elite quedó en el olvido rápidamente porque el Calamar retornó a Primera, ganó el clásico por 1 a 0 en La Paternal, estiró el historial ante el Bicho, y además volvió a convertirse en ese equipo molesto, duro de roer, jodido, como ha marcado siempre su historia.

Desde el fantasma del descenso, hasta aquél Platense que supo arruinarle títulos, o al menos complicárselos, a varios equipos cuando todos creían que la tendrían fácil con la escuadra de Vicente López. El domingo, día del fútbol grande en el mundo entero, Argentinos Juniors padeció nuevamente a un viejo rival que regresó con bombos y platillos.

El derbi no fue atractivo para nada. En el primer tiempo, el dueño de casa pareció estar más cerca que su oponente. Mateo Coronel generaba peligro en el área de Jorge de Olivera. La más clara del Bicho fue un mano a mano de Gabriel Ávalos que el ex Racing salvó de manera providencial. También probó Jonathan Gómez aunque su remate se fue cerca del caño derecho mientras que, el Calamar, sólo avisó con un buscapié de Hernán Lamberti al cual, inexplicablemente, no pudo empujar Franco Baldassarra debajo de la cueva.

Pudo ganarlo el Tifón de Boyacá en la complementaria con una oportunidad inmejorable de Ávalos. El otrora Patronato, con todo el arco a su merced, cabeceó desviado. Desde ese entonces, el conjunto de Gabriel Milito se pinchó. Juan Manuel Llop acertó con los cambios, se atrevió un poco más, y en una jugada aislada torció el rumbo del derbi en favor de la visita y para siempre. Un pelotazo largo partió a los 38 minutos, Gastón Gerzel le ganó la espalda a Kevin Mac Allister, llegó a línea de fondo, y le puso un centro maravilloso a Jorge Pereyra Díaz quien, con un frentazo, infló las redes en el Diego Maradona.

Argentinos Juniors ya no tenía tiempo y tampoco ideas como para modificar el asunto en La Paternal. Platense se impuso por 1 a 0, se dio el lujo de volver a Primera con un triunfo en el clásico, y dejó en el olvido aquellas décadas de ascenso. Regresó ese equipo molesto, ordenado, cauteloso, y complicado para todos. ¿Lo extrañaban?