PATRONATO 0- INDEPENDIENTE 1: EL «CHACO» PISÓ FUERTE EN PARANÁ

Gentileza: Prensa Club Atlético Independiente.
Gentileza: Prensa Club Atlético Independiente.

Por: Martin Mouro

Duelo de necesitados en el estadio Presbítero Bartolomé Grella: por un lado, el local, en busca de engrosar el promedio y sumar puntos. Del otro lado, el «Rojo» de Falcioni, que buscaba recuperarse de la dura derrota ante Lanús en la primera fecha. Los tres puntos se fueron para Avellaneda, de la mano de un afilado Juan Insaurralde: debut soñado para el experimentado refuerzo de Independiente.

Por la segunda fecha de la Copa de la Liga Profesional, el «Patrón» recibía a un deslucido equipo de Avellaneda. Los de Paraná venían de ser vencidos por Talleres en Córdoba en la primera jornada, a pesar de haber mostrado argumentos para dar pelea en torno al marcador.

El encuentro no cambió la dinámica de juego con el pasar de los minutos. Un Independiente excesivamente conservador, cedió espacios para que el local avance hasta tres cuartos de cancha rival, buscando sacar reiterados contra-ataques que acababan por ser frustrados ante la falta de creatividad por parte de los volantes rojos y una férrea marca en mitad de campo por parte de los dirigidos por Iván Delfino. Patronato, en ningún momento logró inquietar a un Sebastián Sosa que apenas participó del juego a través de un saque de meta.

La paridad en el juego se instaló y no parecía irse. Un partido chato y sin sorpresa, se iba a romper a los 71 minutos del cotejo. Luego de un córner desaprovechado por el «rojo», el ambiente fue propicio para que Juan «Chaco» Insaurralde quedara en posición de atacante y fuera el autor de un verdadero golazo. Recuperó el balón en la puerta del área del elenco «rojinegro», jugó una pared con el «Tucu» Palacios, y remató con su pierna menos hábil para estampar el esférico pegado al palo más lejano de Matías Ibáñez. El defensor central fue presentado como refuerzo hace tres días y ya consiguió su primer alegría en el club de Avellaneda.

El resto del complemento fue anecdótico. Tímidos intentos por parte de un Patronato sin juego ofensivo, y constantes respuestas de Independiente que no dejó escapar la victoria. Tres puntos de oro para el equipo del «Emperador» en un estadio difícil y complicado para quien lo visite. Tres puntos y nada más.