EDITORIAL: ¿SE ACUERDAN DEL “MORRO” GARCÍA?

Por: Marcelo Patroncini

Lamentablemente sucedió y no pudo evitarse. Santiago García, el delantero uruguayo, máximo goleador histórico de Godoy Cruz Antonio Tomba de Mendoza en Primera División, decidió quitarse la vida hace más de una semana y no hubo quien no diese una opinión al respecto. La justicia cibernética estuvo a la orden del día hasta que, dentro de unos meses, ya nadie hable del “Morro” y lo vuelva a recordar solamente cada 6 de febrero cuando se conmemore un aniversario de su muerte.

Que la culpa fue de los dirigentes, que nadie lo escuchó, que cómo no se dieron cuenta, que cómo se va a abandonar así a una persona, a un ídolo. De la noche a la mañana, cuando ya nadie podía hacer nada más por el ex Nacional de Montevideo, aparecieron los abanderados de la verdad, los conocedores de todo, los expertos en solucionar problemas ajenos. Ni los Simuladores se atrevieron a tanto.

Cuánto sufre un futbolista, como si su profesión fuese ampliamente más complicada que la del resto. La psicología para preparar el retiro, qué hacer de su futuro, y demás preocupaciones que surgieron con el suicidio de García como si el desempleo o la incertidumbre fuese solo para aquellos que viven del deporte. Por eso, allí estaban los licenciados en opinión del todo, sufriendo de manera desgarradora en redes sociales en un país con el 10 porciento de desempleo y casi un 40 de pobreza.

Doler nos dolió a todos. Como cuando pasó con Saric, con Schulmeister, con aquél vecino que alguna vez no supo soportar la puta enfermedad de la depresión, como ese conocido que atravesó ese mismo flagelo. No importa que haya sido el delantero de Godoy Cruz, se fue un ser humano. Ojalá que ahora encuentre la paz que tanto necesitaba y que Dios lo tenga en la gloria. Hay muchos que vamos a extrañar al «Morro». Otros, estarán esperando que pase algo parecido porque se nota que extrañan y viven del «Morbo».