SARMIENTO: «FUE COMO SACARSE UNA MOCHILA DE ENCIMA»

Foto: Diario Democracia

Por: Marcelo Patroncini

Hizo inferiores en Boca Juniors pero, por esas cosas del destino, tuvo que pelear el puesto con otros guardametas ya asentados en la institución. Buscó nuevos aires y, en Junín, le abrieron las puertas hace más de un lustro para que él pudiese conseguir un lugar histórico. Jugó finales para ascender con el Verde y no pudo lograr el objetivo. Pero otra vez, Manuel Vicentini, se puso de pie y consiguió lo que tanto ansiaba. Figura en un plantel maravilloso, el arquero de Sarmiento salió campeón con el club bonaerense, se dio el gran gusto de trepar a la Liga Profesional de Fútbol donde mostrará todas sus condiciones, y sobre el título en la Primera Nacional conversó con Vermouth Deportivo.

Vermouth Deportivo: Se dio, con vuelta olímpica y todo. ¿Cuánto esperaron este ascenso y este regreso de Sarmiento a la elite del fútbol argentino?
Manuel Vicentini: Sí, se dio, se terminó dando, y con vuelta olímpica por supuesto porque no sólo fue el ascenso sino que también fuimos campeones en este mini-torneo. El premio fue doble porque fue ascenso, campeonato, e invictos, así que me llena de orgullo.
VD: Post cuarentena mostraron ser un equipo súper firme en todas sus líneas y arrasaron tal vez sin tener el rótulo de candidatos, ¿qué evaluación hacés del equipo y del torneo?
MV: Este equipo a diferencia de los anteriores Sarmiento, era un equipo más joven, con mayor cantidad de juveniles, que es el resultado del buen trabajo que viene haciendo el club en divisiones inferiores. Es para destacar como viene trabajando la institución en ese caso, y hoy en día te encontrás con que ascendiste con casi 16 jugadores en cancha de divisiones inferiores y gran cantidad de jugadores en el banco de suplentes todos surgidos de acá.
VD: Mucho se habló de que estuviste en todas las finales. ¿Esto es un desahogo o es una muestra de que Sarmiento estaba por el camino indicado hace rato?
MV: Para mí es un desahogo. Antes del partido yo decía que lo primero que tenía que sentir era alegría, pero apenas atajo el penal y me doy cuenta que habíamos salido campeones, fue como sacarse una mochila de encima. Uno a veces se pone esa mochila sin necesidad porque, deportivamente, lo que había hecho Sarmiento llegando a todas las finales posibles es un logro deportivo inmenso. A veces se le pone el rótulo de fracaso por no poder ganarlas pero, ser protagonista de la categoría y jugar todas las finales para Sarmiento era un logro increíble. Es una lástima que el exitismo del fútbol te lleve a tomarlas como un fracaso pero, para nada, creo que objetivamente fueron logros increíbles. Este también, sólo que tuvo la diferencia que a la gente le pudimos dar este título que hace que sea todo pura alegría.
VD: Llevás muchos años en el club, ¿cómo lo ves? ¿cuánto ha crecido Sarmiento en todo este tiempo?
MV: Es increíble lo que ha crecido institucionalmente el club. A mí me había tocado venir cuando había ascendido a Primera hace cinco años atrás y, realmente, comparando con otros clubes de Primera, no estaba preparado para la Primera División. Pero, hoy en día, después de este tiempo y del gran laburo que vienen haciendo, creo que está muy a la altura en cuanto a personal, estructura, juveniles, y en cuanto a la base de jugadores. Está todo muy bien preparado como para tener un buen paso por Primera División.
VD: Poco receso ahora pero suponemos que Sarmiento ya mismo quiere jugar en Primera… ¿es así? ¿están listos?
MC: Sí, es una situación atípica a lo que son generalmente los recesos. Acá nos encontramos con que, en una semana, tenemos que volver a los entrenamientos y preparse enseguida para jugar en Primera División. Pero no nos podemos quejar, después de haber estado parados casi diez meses, es lo mejor que nos puede pasar esto de tener trabajo, de poder hacer lo que nos gusta. Y más que nada, la alegría que lleva empezar a trabajar sabiendo que estás en la Primera División, habiendo conseguido el objetivo, con un montón de metas a conseguir, y nuevas expectativas.