PALMEIRAS 1 – SANTOS 0: EL VERDÃO ES O REI

Por: Nicolás Ziccardi

Palmeiras se consagró Campeón de América tras un partido malísimo, convirtiendo la única diana en el noveno minuto adicionado al complemento y en lo que fue el primer remate a los tres palos de todo el duelo. El golazo de Breno significó la segunda Libertadores en la historia Palestra.

El Fútbol Brasileño tuvo su final en el Estadio Maracaná de Río de Janeiro, con 19 futbolistas locales entre los 22 titulares; el paraguayo ex Lanús Gustavo Gómez y el uruguayo Matías Viña estuvieron desde el arranque en Palestra y el venezolano Yeferson Soteldo hizo lo propio para el Alvinegro. Y solo 1 extranjero entre los 24 relevos, el chileno Benjamín Kuscevic en el Verdão.

En un comienzo parejo y de dientes apretados, con alguna que otra pierna fuerte, Palmeiras sacudió la modorra ofensiva con el ingreso al área de Rony y posterior centro que John desactivó justito ante la llegada de Luiz Adriano. Sin más emociones, y un ritmo decreciente, se desarrolló la primera media hora.

Lo mejor en lo que quedó de etapa inicial fue otra vez de Palmeiras, Marcos Rocha atacó el espacio con un buen pase filtrado para el ingreso al área de Raphael Veiga, quien definió cruzado y ancho.

Ya en el complemento la cosa no mejoró, se mantuvo con un ritmo cortado y lejos de generar emociones dignas de la instancia. Ambos repartieron dominios, con una vocación ofensiva más marcada de Palmeiras, pero sin llegadas nítidas en las áreas.

A quince del cierre Santos tuvo su primera situación clara, la mejor de su partida en retrospectiva, un tiro largo de Diego Pituca que Weverton despejó con los antebrazos; la redonda quedó a posición de Felipe Jonatan y este shoteó, en puertas del área grande, apenas encima del larguero.

Todos los caminos conducían a la prórroga cuando Patricio Loustau adicionó ocho minutos, tiempo agregado que tuvo una gresca cuando el DT Peixe, Cuca, se interpuso entre un rival y la pelota generando algunos encontronazos que decantaron en la expulsión del entrenador.

Una vez finalizada la gresca llegó lo que verdaderamente nadie esperaba: un gol. Corría el noveno minuto adicionado cuando Rony sacó, pegadito a la banda derecha y sin marca, un espectacular centro cruzado que encontró el salto de Breno Lopes a espaldas de Pará en plena área; el atacante, que había ingresado a seis de los noventa, metió el perfecto cabezazo que superó al inmóvil John inflando la red.

Gol de Palmeiras, explosión entre los afortunados aficionados que pudieron estar presentes en el Maracaná. Primer impacto contra los tres postes del partido, a los 54’ del segundo tiempo, y el Verdão Campeón de América por segunda vez en su historia.