PLATENSE 0 (8) – DEPORTIVO RIESTRA 0 (7) – EL PLACER DE SUFRIR

Foto: @caplatense

Por: Marcelo Patroncini

El Calamar se metió en semifinales por el segundo ascenso a la Liga Profesional de Fútbol tras igualar 0 a 0 en los 90 minutos reglamentarios ante el Blanquinegro para luego derrotarlo con tiros desde los doce pasos. Como marca la historia del Marrón, sin sufrimiento no vale nada para los hinchas. Su próximo rival será Atlético Rafaela en cancha de Newell’s Old Boys.

Platense hizo un buen primer tiempo, se le complicó un poco en la complementaria, y después tuvo que padecer la lotería de los penales para seguir con vida en su sueño de regresar a la elite. Deportivo Riestra cerró su labor con el sabor dulce de haberse acomodado en la categoría y el amargo de no haber dado un pasito más en la escalera hacia Primera División.

Lo tuvo a maltraer el conjunto de Juan Manuel Llop a los dirigidos por Guillermo Szeszurak en los 45 minutos iniciales. Un tiro de Juan Infante, un penal que Andrés Merlos no sancionó de Eric Tovo sobre Facundo Curuchet, un intento de José Luis Sinisterra que resolvió bien Matías Vega, y un bombazo de Mauro Bogado que sacudió el travesaño, fueron las propuestas del Calamar que mereció irse al descanso arriba en el score.

Deportivo Riestra ajustó tuercas en la segunda mitad y se plantó en la verde gramilla. Maximiliano Brito asustó con una especie de volea y, más tarde, Víctor Gómez generó algo de peligro contra la cueva de Jorge de Olivera. La más clara para los del Bajo Flores fue un zapatazo de Guillermo Pereira que despintó el caño derecho del otrora guardameta de Racing. En el área opuesta, Vega seguía brillando al taparle lo que pudo ser el triunfo de Platense al ex Newell´s, Stéfano Callegari.

El reloj consumió los 90 minutos y el 0 a 0 derivó a la tanda de penales. En juego había un pasaje a semifinales del Reducido. Los infartos en los corazones del Marrón se masificaron cuando Vega le atajó el penal a Lluy pero volvieron a latir cuando, en la tanda de uno, Víctor Gómez sacó su bombazo por arriba del travesaño. Hasta que Sinisterra anotó el suyo, y el arquero del Blanquinegro no tuvo la misma suerte ejecutando su disparo para que los de Llop estuviesen sumamente «Chochos».

Deportivo Riestra se retiró con la frente en alto habiendo batallado y dando que hablar hasta los cuartos de final de los playoffs. Platense, el placer de sufrir, no sólo tuvo que aceptar el 0 a 0 del tiempo reglamentario sino que también sufrió y gozó con la victoria por 8 a 7 en los penales. Una locura que sólo la entienden quienes la viven.