DEFENSORES 2 – INSTITUTO 0: CON UN «TANQUE» AGUANTÓ HASTA EL FINAL

Por: Marcelo Patroncini

El Dragón hizo negocio en Campana, encontró el gol bien temprano y luego se replegó apostando a su libreto. Con orden en todas las líneas, liquidó el pleito de contragolpe y derrotó a La Gloria por 2 a 0. Los de La Docta buscaron por doquier hasta que se quedaron sin nafta en cancha de Villa Dálmine.

Instituto de Córdoba fue protagonista pero una vez más quedó el descubierto que la posesión no gana encuentros. Defensores de Belgrano fue más eficaz, puso el bocho en funcionamiento, y justamente con un cabezazo del «Tanque», Nicolás Benegas, empezó a sentenciar la historia desde el inicio de la contienda.

Había llegado con riesgo el conjunto de Fernando Quiroz pero Sebastián Giovini brillaba para desviar un lindo remate a colocar de Juan Sills. Alexis Cuello, Mateo Bajamich y Damián Arce subían como trombas pero les faltaba el toque final que sí ocurrió en el área contraria a los 10 minutos de iniciado el juego. Ezequiel Aguirre, intrépido, desbordó por derecha y mandó el centro para que Benegas, en las alturas, coloque la caprichosa contra el ángulo superior izquierdo de Jorge Carranza y ponga las cosas 1 a 0 para los del Bajo Núñez.

Es cierto que los cordobeses dominaron los piolones desde ese entonces en adelante. Pero también, aprovechando que su rival estaba volcado en ofensiva, los de Fabián Nardozza buscaban sentenciar el asunto valiéndose de varios puntos altos. Juan Manuel Olivares, una de las figuras, desplegó su clase en casa del Viola. Y, el «Topito» Aguirre dilapidó un mano a mano que podía sentenciar el asunto antes de irse al descanso.

En la complementaria, La Gloria tuvo dos llegadas claras y después se frustró ante el cerrojo defensivo de su rival. Los cambios tampoco le surtieron efecto a «Teté» que, por poner frescura en la verde gramilla, sacó a quienes ya andaban con la lengua por el piso después de un esfuerzo supremo como Sills, Cuello y Leonardo Ferreyra. Y, cuando todo se jugaba en el área de Giovini pero sin ideas, partió el contragolpe de Maximiliano Núñez que con el arco desguarnecido, en el último segundo de la tarde, le bajó la cortina al asunto para desatar el festejo de los porteños.

Instituto de Córdoba, que venía de la reválida y se había metido por la ventana en el Reducido por el ascenso, volvió a La Docta con las manos vacías aunque sabiendo que dejó todo en el terreno de batalla. Defensores de Belgrano ganó 2 a 0, le alcanzó el «Tanque» para aguantar hasta el final, y mostró firmeza mental y deportiva para continuar avanzando de cara al sueño de llegar a la Liga Profesional de Fútbol.