CAÑUELAS: «LO BUENO SE HIZO ESPERAR UN POCO MÁS DE LO DESEADO»

Por: Marcelo Patroncini

Después de 405 días, el Tambero consiguió el objetivo. Aquél título del Apertura 2019 lo dejaba en la puerta de un ascenso histórico, único e inolvidable a la Primera B Metropolitana. Sin embargo llegó la pandemia, la larguísima cuarentena, y recién el viernes 15 de enero pudo coronar todo su trabajo dando la vuelta olímpica en el Jorge Arín, con sus allegados, sin público, pero desatando una fiesta magistral en todo el pueblo. Vermouth Deporitvo conversó con Julián Cano, defensor y estandarte de este Cañuelas, tras los festejos, por subir a la tercera división del fútbol argentino. Y además de hablar de la categoría que tan bien conoce el ex Platense, Colegiales, y Defensores de Belgrano, también se refirió al crecimiento institucional de la entidad albirroja que arrancó el 2021 con una sonrisa imborrable.

Vermouth Deportivo: Pasó más de un año y medio pero pudieron coronar el objetivo que tenían desde mediados de 2019. ¿Cuáles son las sensaciones del lograrlo?
Julián Cano: La verdad que es un desahogo y una alegría terrible. Nosotros confiamos desde un principio en que lo íbamos a lograr. Este grupo se formó, trabajó, y desde el día uno antes del Apertura, el objetivo era claro que íbamos en busca del ascenso. Lo pudimos coronar de mejor manera. Estoy muy feliz por mis compañeros y por la gente que nos apoyó en todo momento.
VD: La pandemia y la cuarentena prohibió que se juegue en las canchas pero pasó a jugarse todo en la cabeza. ¿Cómo fue estar 9 meses sin actividad pero sabiendo que eran campeones del Apertura?
JC: El momento de la pandemia fue muy duro. Entrenamos varios meses vía virtual sin saber que iba a pasar y, nosotros, siempre estábamos comprometidos al máximo pase lo que pase. Hicimos mucho esfuerzo que valió la pena.
VD: ¿Tenían fe en Ustedes mismos a pesar de que había pasado un año de haber logrado aquél Apertura 2019 que les daba boleto a jugar esta final?
JC: La fe y la confianza siempre estuvieron de parte nuestra. El grupo se mostró fuerte de la cabeza pese a algunos malos resultados en el Reducido. Sabíamos que la final era un partido aparte, que no nos podíamos fallar por todo el sacrificio que hicimos a lo largo de este camino.
VD: Se viene la B Metropolitana, categoría que conocés muy bien porque pasaste por Defensores, Platense, Colegiales, Barracas Central, Morón, Temperley… ¿qué diferencias podés marcar con respecto a la C?
JC: En lo personal conozco mucho la B Metro, es una categoría muy dinámica, tiene más presión tácticamente y físicamente. Por eso hay que prepararse de la mejor manera para afrontarla como tal.
VD: El mundo del ascenso elogió a Daniel Roncoli y la conducción del club… ¿con qué te encontraste cuando llegaste al Tambero y qué balance hacés al día de hoy?
JC: Daniel Roncoli junto con Miguel Plascencia y «Beto» Ortíz fueron los que confiaron en mí. Hablamos del proyecto que tenía el club, de las cosas que se vienen haciendo bien hace años. Cañuelas es un club que no tiene techo, muy ordenado y con gente trabajadora que eso es lo más importante. Creo que con el ascenso que logramos se vio reflejado y, el balance, fue muy positivo porque es lo que todos queríamos.
VD: Pasaron 405 días de aquél título del Apertura 2019, a este ascenso ya consumado. ¿Lo bueno se hace esperar?
JC: Uno no va tomando dimensión de que fueron tantos días. Esta vez lo bueno se hizo esperar un poco más de lo deseado (risas). Pero estoy feliz por poder cumplir el sueño tan lindo como es un ascenso.