FERRO 1 – ESTUDIANTES (BA) 2: TIEMPO DE RECOMENZAR

Por: Marcelo Patroncini

El Pincha logró el tercer puesto del grupo tras derrotar al Verdolaga en Caballito por 2 a 1. Los dirigidos por Mauricio Giganti soñaban mínimamente con el empate de Temperley ante Platense pero debieron conformarse con su victoria en el Arquitecto Ricardo Etcheverri para encarar de la mejor manera la lucha por el segundo ascenso a la elite.

El primer tiempo fue malo, flojo, carente de ideas. Lo bueno del empate para Ferro era que no terminaba como colista en la zona y, un triunfo, no cambiaba mucho los papeles en la escuadra de Jorge Cordon. A Estudiantes, la estantería se le desmoronó cuando a la media hora ya sabía que el Calamar triunfaba por 2 a 0 aunque, a priori, celebraba el empate entre su homónimo de Río Cuarto y Agropecuario.

En la complementaria llegaron los goles. Un tiro libre de Enzo Acosta encontró la cabeza de Nicolás Rinaldi que batió la resistencia de Nicolás Avellaneda y marcó el 1 a 0 para la visita. El dueño de casa no tardó en empatar el pleito tras una hermosa combinación entre Matías Ramírez y Hernán Grana para que, el ex Dallas de Estados Unidos, pudiese definir con clase y sin ángulo a pesar de la estéril respuesta de Rodrigo Saracho.

La parda parecía acompañarlos hasta el epílogo pero Estudiantes lo ganó 2 a 1 porque, a los 42 minutos, Lautaro Díaz empujó con la testa un largo lateral desde la izquierda y desató el festejo de todo Caseros. Ferro, como le sucedió en todo este petit torneo, masticó bronca y terminó último. Eso sí, para ambos, es momento de recomenzar el sueño de subir a Primera División.