EDITORIAL: SALE EL 2020 BAJO UNA CORTINA DE SILBIDOS

Foto: FIFA

Por: Marcelo Patroncini

«Anuncia la voz del estadio. Cambio en el calendario gregoriano. Sale el 2020 y en su reemplazo ingresa el 2021». Si eso sucediese en algún estadio con público, la silbatina estruendosa reventaría los vidrios de las casas a 10 cuadras a la redonda. Ni hablar si estuviesen las dos hinchadas en la misma cancha, pero claramente, de esto último, no tuvo la culpa el año que se va.

Al momento de la sustitución, estarán los conformes que no abuchearán al reemplazado argumentando en voz baja que podía haber sido peor, que tan malo al fin de cuentas no fue. Seguramente, serán los menos, pero no por ello no estarán firmes en su decisión y en su balance. El resto, sin lugar a dudas, será capaz hasta de revolearle el tapabocas en la lenta y desafiante marcha del jugador saliente camino al banco de suplente.

«¡No vengas más!» gritará un acertado. «¡Quedate en tu casa!» dirá otro sin darse cuenta que, a la larga, fue todo lo que hicimos durante nueve meses de ciclo. Se agolparán todos a sus espaldas para continuar la caterva de insultos y, estará la policía, montando un cordón exigiendo en primer lugar el distanciamiento social pero así también buscando calmar las aguas.

Cuando la furia haya pasado, los hinchas, fanáticos como somos, empezaremos a evaluar al 2021 que arrancará para muchos con el pie derecho. «No puede ser peor que el 2020» será frase común en las plateas y las populares. Ojalá que en la primera del partido, la pise, levente la cabeza, tire un caño, y se la clave en un ángulo. Con eso, se ganará los elogios de todos. Mientras tanto los aplausos de nuestra parte, siguen siendo para el personal de la salud. ¡Felices Fiestas!