ATLÉTICO RAFAELA 2 – GIMNASIA DE MENDOZA 1: NO LE BAJAN EL COPETTI

Foto: Info Atlético

Por: Marcelo Patroncini

La Crema sigue a paso firme en este petit torneo de la Primera Nacional. Cuarta victoria al hilo para los de Walter Otta que, de no ser por ese empate fatídico e injusto ante Deportivo Riestra en el debut, ostentaría puntaje ideal. El elenco santafesino derrotó al Mens Sana por 2 a 1 y, de no mediar inconvenientes, ocupará una de las primeras dos plazas de su grupo.

Le respira la nuca Sarmiento de Junín pero no por ello mira hacia atrás. Nadie le baja el copete a este Atlético Rafaela que tiene a los dos goleadores de la mini-temporada y, justamente ellos, fueron los encargados de sentenciar el triunfo sobre Gimnasia de Mendoza en el Nuevo Monumental y en la tarde del domingo.

Un desborde por derecha de Ayrton Portillo casi deriva en un tiro libre en la puerta del área grande pero acabó decantando en un penal. Diego Mondino, no derribó al mediocampista pero después frenó con la mano el centro del volante. Gerardo Méndez Cedro no dudó en sancionar la pena máxima y, el ex Racing y Liga de Quito, Claudio Bieler, no dudo desde los once metros.

Iban 35 minutos, ganaba el local, y rápidamente estiró la ventaja gracias a una de las maravillas de este campeonato. Copetti, a pura potencia, ganó por la banda diestra, frenó, enganchó, y definió al palo del arquero. Nada pudo hacer Tomás Giménez ante el seco disparo del hombre que daría todo por jugar en River y que, posiblemente, el año siguiente vista la pilcha del Deportivo Cali en Colombia.

El Mens Sana recién descontó en la complementaria a través de una asistencia de Cristian Llama y un testazo del ingresado, Tadeo Marchiori, que sembró algo de incertidumbre hasta el silbatazo decisivo que depositó a la Crema en lo más alto y apostando a mantener intacto el fuego de volver a la elite del fútbol argentino.

Gimnasia de Mendoza, ya pensando en el segundo ascenso, se fue con las manos vacías para Cuyo. Atlético Rafaela ganó 2 a 1, mira a todos desde lo más alto, pero sabe que el verdadero examen lo rendirá en la última fecha, en casa, cuando se mida con Sarmiento, ese rival que le respira la nuca y hasta virtualmente podría ser líder junto a los de Otta.