RACING 6 – GODOY CRUZ 1: BECCA»SEIS»CE

Por: Marcelo Patroncini

La estrepitosa eliminación de la Academia en cuartos de final de la Copa Libertadores del pasado miércoles ante Boca Juniors decantó en la salida de su entrenador, Sebastián Beccacece. El ex ayudante de campo de la Selección Argentina en Rusia 2018, anunció que iba a dejar su cargo una vez finalizada la Copa Diego Maradona y, sus jugadores, le regalaron una goleada de antología tan sólo 96 horas de la noche más oscura futbolísticamente en este 2020. En Avellaneda, el local vapuleó al Tomba por 6 a 1.

Fue un tiempo para cada uno con matices completamente similares. Godoy Cruz dominó el capítulo inicial y lo de Racing fue una obra maestra del terror, una presentación digna de Narciso Ibáñez Menta, un canto a la pesadilla deportiva. En la complementaria sucedió todo lo inverso. La diferencia estuvo en que el dueño de casa no perdonó tanto como sí lo hizo la visita.

Un gol de Nahuel Ulariaga a los 5 minutos del primer tiempo, filtrándose entre los centrales y rompiéndole el arco a Gabriel Arias, desnudaba falencias de una Academia que parecía desganada por donde se la mire. Las imprecisiones reinaban en el local, y los de Mendoza dilapidaban ocasiones por doquier. Un par de situaciones de Martín Ojeda, otra del ex Ferro, Renzo Tesuri, y un bombazo de Sebatián Lomónaco, generaban peligro sobre la cueva que defendió con creces el hombre de la Selección de Chile.

Racing la sacó barata yéndose al entretiempo solamente 1 a 0 abajo. Dicho esto, también le hizo precio en la complementaria cuando el equipo de Beccacece se dignó a tratar mejor la pelota, se inspiró en el tándem paraguayo de Matías Rojas y Lorenzo Melgarejo, aceitó el mecanismo, y borró del mapa a un fantasmagórico Godoy Cruz.

Rojas, desde la medialuna y aprovechando un desvío que descolocó a Roberto Ramírez, empató a los 5 de la segunda parte. Cuando iban 10, Melgarejo, con un remate al mismo rincón ya puso en ventaja a los del sur del Gran Buenos Aires. Y justamente este último paraguayo, hilvanó una jugada maradoniana para seguir aumentando su cuenta personal y la de sus equipo.

Con el 3 a 1 en el score, Lomónaco se hizo expulsar y dejó al Bodeguero con 10 jugadores. Nicolás Lamolina le anuló un gol a Lisandro López que quería cerrar el 2020 cortando su sequía, aunque luego llegó el hat-trick de Melgarejo y más, tarde, el desborde de Eugenio Mena, la finta del «Licha», y la definición de Rojas para decorar la goleada. No obstante, hubo tiempo para uno más y fue de Héctor Fértoli, en la primera que tocó, cabeceando en pleno área chica para colocarle la frutilla al postre.

Godoy Cruz se fue de Avellaneda goleado, con las manos vacías, y despidiendo un 2020 digno de lo que fue la realidad mundial. Para Racing, el año tuvo sus matices y el dolor de quedar eliminado en cuartos de final de la Copa Libertadores no sanó con este 6 a 1. Eso sí, al menos, le hizo bien a los jugadores y al entrenador que, en un par de semanas, dejará el cargo tal como anunció después de la caída ante Boca.