FERRO 1 – PLATENSE 2: CABALLITO DE «INFANTE»RÍA

Por: Marcelo Patroncini

El Calamar montó a lo más alto de la zona campeonato, y comparte la cima con Estudiantes, tras vencer por 2 a 1 al Verdolaga en Caballito. Los de Jorge Cordon merecieron el empate pero no supieron como entrarle a un Marrón que, una vez que hizo el negocio, se replegó y apostó a cuidar el resultado. Sufrió demasiado, pero de eso ya está acostumbrado.

Dos goles en diez minutos le bastaron a Platense para llevarse los tres puntos hacia Vicente López. Semejante diferencia parecía liquidar el pleito desde temprano pero la realidad indicó que Ferro reaccionó, puso contra las cuerdas a los de Juan Manuel Llop, y dejó una buena imagen a pesar de la derrota que lo elimina prácticamente del sueño de acceder al primer ascenso a la elite.

Iban 4 del capítulo inicial cuando Jorge Broggi sancionó un penal para la visita por una mano inexistente de Hernán Grana. No obstante, a «Caballito» regalado no se le miran los dientes y, Joaquín Susvielles, desde los doce pasos, batió a Nicolás Avellaneda. No tardó en acomodarse el dueño de casa que, tras una corrida de José Luis Sinisterra, la caprichosa le quedó servida a Juan Infante que, sin marcas, disparó cruzado y estiró la ventaja.

El Verdolaga reaccionó. Descontó rápidamente gracias a un blooper de Jorge de Olivera. El ex Racing tenía que tapar una masita de Walter Busse pero el esférico le pasó por debajo del cuerpo. El palo, en primera instancia, salvó al Marrón pero en el rebote apareció el «Chapu», Cristian Bordacahar para empujarla y ponerle algo de suspenso a una contienda que, a esa altura, era un partidazo.

Los setenta minutos restantes fueron casi un monólogo local. Tomás Asprea probó por todos lados incluyendo una clarísima en la complementaria donde exigió a De Olivera y, tras el rechazo del guardameta, Matías Ramírez se lo perdió de manera inexplicable. Broggi, para compensar, no le dio un penal alevoso al Calamar que terminó replegado, apretando los dientes, y jugando con diez por la expulsión de Susvielles.

Ferro, que hizo méritos para no quedarse con las manos vacías, estuvo cerca hasta en el último suspiro. Su rival firme en defensa, fue un «Caballito» de batalla, de «Infante»ría. Y así, Platense, ganó 2 a 1 para alcanzar a Estudiantes de Buenos Aires y soñar despierto con pelear por el primera ascenso a la Liga Profesional de Fútbol.