ALEM 0 – LUJÁN 2: «LUJÁN» SALTÓ «LA REJA» EN «GENERAL RODRÍGUEZ»

Por: Marcelo Patroncini

El derby zonal del lejano oeste en la Primera C fue para la Basílica que derrotó al Lechero por 2 a 0 en condición de visitante. Una arremetida de Marcos Giacovino, y un tiro libre fantástico de Arturo Mendoza, le dieron el festejo a los de Osvaldo Ruggero en una tarde donde el colorido lo pusieron los hinchas locales que esquivaron las rejas de las casas y vieron el clásico desde las azoteas linderas al estadio.

Bombos, banderas, fuegos artificiales. Ni la pandemia, ni el distanciamiento social, ni la eterna cuarentena pudieron frenar a los hinchas de Alem que no querían perderse el encuentro frente a un Luján que le arruinó todo tipo de festejos y se terminó llevando, con poco, un merecido triunfo para sus pagos.

Intento más la visita que el local durante toda la contienda. En una aburrida media hora inicial, los de Ruggero probaron sin puntería. Mendoza estuvo cerca de un gol épico desde casi 40 metros pero la pelota cayó por detrás de la cueva de Pablo Bustamante. También el ex Victoriano Arenas, Miller Moreno, sacó un lindo remate cruzado desde la derecha que se fue cerquita del palo derecho. El local, con poco, apenas amedrentó con un cabezazo de Francisco Peralta Salinas.

Tras un capítulo inicial sin alegrías, el Lujanero tomó la iniciativa en la complementaria. Ese plus, esa pequeña diferencia, pudo notarse en el score cuando el colombiano, Miller Moreno, probó a la altura del punto penal con un zapatazo que se fue alto. La visita quería el triunfo y empezó a conseguirlo a 15 del epílogo cuando Giacovino se llevó de arremetida una pelota entre los centrales, incluso se quedó con el rebote, y aprovechando el envión mandó la caprichosa al fondo de la red.

El conjunto del ex Racing y Newcastle de Inglaterra, Daniel Cordone, agotó variantes pero ni Lucas Buono, ni Jorge Piris, ni Daniel Sosa pudieron con la férrea línea de fondo visitante así como tampoco con un atento Matías Caputo. Y, para colmo, los de la Basílica tenían guardado un cartucho de lujo ya que, a los 38 minutos, Mendoza, con un tiro libre magistral al primer palo, puso cifras definitivas.

Alem, con las manos vacías y en su propia casa, se quedó con el calor de su gente que nunca faltó. Luján comprendió que lo bueno tarda en llegar y, después de casi 9 meses sin fútbol, superó la cuarentena con un triunfo por 2 a 0 en el clásico para ilusionarse con dar pelea en la reválida de la Primera C.