EL FÚTBOL SIGUE DE LUTO, FALLECIÓ ALEJANDRO SABELLA

Foto: https://www.mdzol.com/

Por: Marcelo Patroncini

Como si algo más faltase a este fatídicio 2020, el destino volvió a propinarle una trompada directa al mentón al fútbol argentino. Sumado al adiós de Diego Armando Maradona que sacudió al globo terráqueo por completo como así también al de Amadeo Carrizo o Tomás Felipe Carlovich, llegó la triste noticia de la muerte de Alejandro Sabella.

Hizo inferiores en River Plate y fue parte del plantel que cortó la racha nefasta de 18 años sin títulos en el Millonario. Su talento, opacado por las luces de Norberto Alonso, lo llevaron a Inglaterra para recalar, más tarde, en Estudiantes de La Plata donde brillaría no sólo como jugador sino también como técnico. «Pachorra» era maravilloso dentro de la cancha y también lo sería fuera de ella.

Después de retirarse futbolísticamente en Ferro, se sumó al cuerpo técnico de Daniel Alberto Passarella. Con el «Kaiser» viajó a Francia 1998 pero el sueño de ganar la Copa del Mundo quedó trunco tras perder en cuartos de final frente a Holanda. Pero después de estar a las sombras del capitán de la Selección Argentina campeona de 1978, tomó la decisión de volcarse a la conducción técnica como cabeza de grupo.

Dos títulos con Estudiantes de La Plata desde la banca de relevos, le dieron la chance al «Profesor» de volver al combinado nacional. Debía enderezar el rumbo de un equipo que sufría y no encontraba el equilibrio a pesar de tener a Lionel Messi entre sus figuras. Al país lo dirigió en 41 partidos y sólo tuvo cinco derrotas. La más dolorosa fue su última función, contra Alemania, en Río de Janeiro donde a la Argentina se le escapó el primer lugar en tiempo adicionado.

Aquella final marcó un fin en la carrera de Don Alejandro. Problemas de salud aquejaron a un ex jugador exquisito y a un cerebro excepcional para la lectura del deporte más hermoso del globo terráqueo. Falleció Sabella y el 2020 vuelve a dejarnos con un hombre menos. Que el referí pite el final y termine el año. Qué en paz descanse, Pachorra.