SPORTIVO BARRACAS 0 – CLAYPOLE 1: DESPUÉS DE 278 «DÍAZ»

Por: Marcelo Patroncini

El Tambero cantó victoria después de una larguísma cuarentena. Tras 278 días sin un partido oficial, el conjunto del sur del Gran Buenos Aires volvió al ruedo siendo la escuadra de la Primera D que más tiempo pasó sin jugar a la pelota. Y, gracias al gol de Emanuel Díaz, los de Roque Drago vencieron por 1 a 0 al Arrabalero.

Nueve meses y 72 horas. Todo un parto para Claypole que dio a luz los primeros tres puntos de este petit torneo de la menor de las categorías directamente afiliadas a AFA. Enfrente estuvo un Sportivo Barracas que parecía ser candidato a pelear el ascenso con Liniers pero dejó pasar uno de los tantos trenes en Morón.

Arrancaron bien los de Cristian Ferlauto pero luego se desinflaron. A los 18 minutos, un cabezazo de Díaz se tornó inatajable para Guillermo Pedelacq y, desde ese entonces, cambió para siempre la historia de la contienda. Porque fue la visita quien se atrevió a más y se alejó un poco de la cueva defendida por Tiago Libares.

El Arrabalero, sobre todo en la complementaria, adelantó líneas pero sufrió más de lo que generó. El Tambero, bien cerrado en defensiva, conservó la victoria y hasta estuvo cerquísima de liquidar el asunto cuando Pedelacq brilló para taparle un enorme mano a mano al recientemente ingresado, Agustín Carrera.

Sportivo Barracas tropezó como local en casa del Gallo en su regreso a la competencia. Claypole, después de casi 300 días, encontró en Díaz al hombre que llenó de felicidad los corazones del sur del Gran Buenos Aires. Y el 1 a 0 alimenta el sueño de llegar a una final con Liniers en pos de luchar por el ascenso a la Primera C.