FLAMENGO 1 (3) – RACING 1 (5): MUCHACHOS, TRAIGAN «CAIPI» JUEGA LA ACADÉ…

Foto: @RacingClub

Sufrió, lo tuvo en el bolsillo, volvió a entrar en agonía, y finalmente se hizo justicia en Río de Janeiro por los fallos mal sancionados en Avellaneda. La Academia, dio la nota en el mítico Maracaná tras derrotar al Mengao por 5 a 3 en los penales tras otro 1 a 1 durante los noventa minutos reglamentarios.

Dominó Flamengo pero tuvo la mira descalibrada y, además, un Gabriel Arias que se hizo gigante en el estadio más impactante de América de Sur donde pocos lograron proezas. Tal vez emulando al Uruguay del 50, Fabricio Domínguez, el charrúa de apenas 22, sintió que los de afuera eran de palo y no titubeó en el remate decisivo desde los doce pasos para meter a Racing entre los mejores ocho de la Copa Libertadores 2020.

En el capítulo inicial, el guardameta de la Selección de Chile, brilló tapándole un mano a mano a Vitinho que, minutos más tarde, le perdonó la vida al conjunto argentino desperdiciando otro cara a cara. El guardameta visitante dejaba con vida a los de Sebastián Beccacece gracias a su seguridad, sus reflejos, y un manotazo en el arranque de la complementaria que continuaba dejando todo 0 a 0.

El empate sin tantos le sentaba bien a Flamengo porque, además de todo, dominaba y no sufría. Pero, llegando a los 20 del capítulo final, Gustavo Henrique despejo muy corto un centro a la olla para que Leonardo Sigali, encontrándose con tamaño regalo, no perdone a Diego Alves. Racing pasaba a tener la manija del encuentro, los locales encima se complicaban con la expulsión de Rodrigo Caio, y Arias tapaba todo lo que le tiraban.

Parecía que el triunfo se iba para Avellaneda en el tiempo reglamentario pero, al tercer minuto de adición, Willian Arao conectó un córner en el primer palo y, de cabeza, la guardó contra el poste más lejano para estampar el 1 a 1 y llevar la llave a la definición por penales. La suerte, en el Maracaná, estaba echada.

Pateó Lisandro López y mostró su clase para el 1 a 0. Emparejó Filipe Luis para los cariocas. Estiró el paraguayo Matías Rojas y corrió con la misma fortuna Gerson. Sigali, en otra noche soñada, no falló el suyo, Pedro tampoco, y luego llegó el turno de los jovencitos. Carlos Alcaraz clavó el 4 a 3, Willian Arao se encontró con los guantes de Arias, y Domínguez, sí, el uruguayo, como en 1950, desató la locura celeste y blanca.

Flamengo, el último campeón de la Copa Libertadores, quedó eliminado en octavos de final ante un rival que en una semana pasó de la pesadilla al sueño intacto. Racing, tras el 2 a 2 en el global, se impuso por 5 a 4 desde los doce pasos para meterse entre los ocho mejores del continente. Muchachos, traigan caipirinha juega la Acadé…

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*