COLÓN (STA. FÉ) 1- INDEPENDIENTE 2: LA JOYA DEL REY

Gentileza: Twitter Club Atlético Independiente.
Gentileza: Twitter Club Atlético Independiente.

Por: Martin Mouro

El «Rojo» selló su clasificación a la zona campeonato mediante una excelsa victoria ante el puntero del grupo 2, un «Sabalero» que venía afilado y se había hecho fuerte de local. El estadio Brigadier Gral. Estanislao López, más conocido como el «cementerio de los elefantes», fue testigo de una emotiva noche de fútbol, en la que estuvo presente la memoria de Diego Armando Maradona. Los tres puntos se fueron para Avellaneda de la mano de Alan Velasco, la «Joya» del denominado «Rey de copas».

En una de las fechas más angustiantes disputadas en el fútbol argentino (aún conmocionado por el fallecimiento del más grande número 10 que alguna vez haya pisado el verde césped), Colón (ya clasificado) e Independiente brindaron un interesante espectáculo en el que no abundó un fútbol de alto vuelo, pero que mostró corazón y actitud en cada balón disputado. Homenajes por doquier para honrar la memoria de «Pelusa» en la previa del partido: banderas, camisetas, música, y mucho más.

El comienzo del cotejo tuvo un trámite de juego pobre, en el que reinó la férrea disputa por la número cinco, y apenas se registraron un par de llegadas aisladas. Por el lado del elenco visitante, un temprano remate del joven Alan Soñora, rozó el palo izquierdo de la valla defendida por Leonardo Burián. Los locales arremetieron por doble con chances claras generadas por el talento del «Pulga» Luis Miguel Rodríguez, que forzó la aparición de una de las grandes figuras del partido: Milton Álvarez. El portero del «Rojo» (ex Morón) volvió a reemplazar impecablemente al uruguayo Sebastián Sosa, respaldando al equipo de Avellaneda con atajadas clave a lo largo del encuentro.

El complemento trajo aparejado varios gritos sagrados de gol. Lucas Pusineri (que dirigió todo el encuentro con la casaca argentina número 10 de Maradona), encontró la solución en la mitad del campo: a través de modificaciones tácticas y cambios de nombre, el técnico de Independiente logró cambiar el rumbo de un contexto que comenzaba a ser adverso para los visitantes. ¿La clave? atacar desde el sector derecho de la ofensiva. Y dio resultado: ambos tantos llegaron por dicha banda. A los 74 minutos, en medio de un contraataque feroz, Alan Velasco (la gran joya de la cantera roja) habilitó excelentemente a un recién ingresado Jonathan Menéndez, que avanzó los metros necesarios para medir y ejecutar un zapatazo cruzado devastador para Burián. El extremo derecho ingresó enchufado y a pura velocidad estampó la ventaja inicial. La mano del DT apareció de manera contundente por primera vez en su ciclo al mando de los de Avellaneda.

Aproximadamente diez minutos más tarde, Alan Velasco inventó una gambeta propia de un crack al recibir en la mitad del campo. El pibe de 18 años manejó la contra con una jerarquía fuera de serie y definió a pura tranquilidad ante el portero rival. Actuación soberbia de la joven promesa del «Rey de Copas». Sobre el final, con el tiempo más que cumplido, Brian Fernández consiguió su primer gol en el club de sus amores, descontando en el marcador a través de un potente remate que desenfundó en el momento en que comenzaba a pisar el área. Un verdadero golazo.

Fue final en Santa Fé, 1-2 a favor de Independiente, que no pierde ante el Sabalero desde 2012. Ambos elencos ya se encuentran clasificados a la siguiente fase campeonato: resta definir en la siguiente fecha quien quedará como puntero de grupo.