FÉNIX (URU) 1- INDEPENDIENTE 4: LA NOCHE DEL DIEZ

Gentileza: Twitter Club Atlético Independiente.

Por: Martin Mouro

Miércoles 25 de noviembre. En una de las noches más tristes en la historia del fútbol argentino, Independiente honró la memoria del más grande número diez que alguna vez haya pisado el verde césped, redondeando un partido de diez puntos. El «Rojo» venció por 4-1 a Fénix en Montevideo, por la ida de los octavos de final de la Copa Sudamericana. La alegría de los de Pusineri, a pesar del gran resultado, se vio opacada por el dolor que provocó el fallecimiento de Diego Armando Maradona. Alan Velasco y Silvio «Chino» Romero, le dedicaron sus goles a «Pelusa» en una noche emotiva para el fútbol mundial.

Los oriundos de Avellaneda fueron dominadores del trámite de juego desde el pitazo inicial. Y afortunadamente para los de Lucas Pusineri, el gol llegó casi instantáneamente desde los botines de dos juveniles: recuperación y pared entre Lucas «Saltita» González y la «Joya» Velasco. González ponía el 1-0 a los tres minutos del arranque: zapatazo cruzado con la pierna zurda y a cobrar. El golero rival, Francisco Casanova, atinó a rozar el balón, pero solo acabó por contribuir a que el mismo se estampara en el ángulo.

A los 24 de la etapa inicial, VAR mediante, fue polémicamente expulsado Roberto Fernández en el equipo local a raíz de un duro patadón en el tobillo de Pablo «Tucu» Hernández. Aquí comenzaba una seguidilla de decisiones determinantes del árbitro, Juan Gabriel Benítez.

A los 29 minutos, sin recurrir a la asistencia por video, el referee pitó decididamente penal a favor del elenco uruguayo, alegando un codazo (aparentemente inexistente) de Alexander Barboza en un inocente centro al área. Bryan Olivera (de lo mejor del elenco albivioleta), capitalizó la chance desde los doce pasos y colocó el empate.

El denominado «rey de copas» no abandonó nunca su intención de llevarse el partido, manejando el esférico a pura dinámica. El DT pareciera haber encontrado cierto funcionamiento a partir del doble cinco compuesto por Lucas «Perro» Romero y Lucas «Saltita» González, teniendo por delante a Pablo Hernández como primer pase. Aunque también debemos tener en cuenta la existencia de una gran cantidad de espacios en el mediocampo por parte del equipo local, que nunca hizo equilibrio en la cancha.

El dominio de Independiente a partir de dicho momento fue total. Alan Velasco se encargó de poner a los de Pusineri arriba en el marcador al convertir su primer gol en primera división luego de una gran jugada colectiva. La «Joya» sería fundamental en la confección del tercer tanto: excelsa maniobra por la banda izquierda y asistencia para que Silvio Romero coloque el balón de volea en un ángulo. La parte inicial se iba con los «Rojos» arriba en el tanteador por 3-1.

En un complemento anecdótico, Federico Martínez debutó en las redes luego de una impecable acción conjunta con el flamante capitán de los «Diablos Rojos». Zurdazo y a cobrar. El resto del cotejo no pasó mayores sobresaltos, los dirigidos por Juan Ramón Carrasco jamás encontraron argumentos para incomodar a un Independiente sólido y que se refugió en la posesión de la número cinco.

Fue final en el Parque Alfredo Víctor Viera, 1-4 a favor de un equipo visitante que se vuelve a casa con la serie casi liquidada. La vuelta será el miércoles de la siguiente semana, en el flamante Libertadores de América. El sueño copero de un plantel en construcción está cada día más vigente. Los de Avellaneda honraron en la noche más dura del fútbol mundial, la indómita presencia del número diez.