INDEPENDIENTE 1- COLÓN (SANTA FÉ) 1: PROMESA CUMPLIDA

Gentileza: Twitter Infierno Rojo.
Gentileza: Twitter Infierno Rojo.

Por: Martin Mouro

Segunda fecha de la Copa de la Liga Profesional, por la zona dos del campeonato se enfrentaban los dos elencos triunfadores del primer fin de semana: el «Rojo» y el «Sabalero». El local rescató un punto agónico en un encuentro reñido y parejo en el que reinó la paridad en todo sentido. ¿La figura? una vez más Sebastián Sosa, que durante la semana avisó que el primer penal en contra, quedaría en sus manos: así fue.

El comienzo del cotejo ilusionaba a pesar de las múltiples fallas e imprecisiones por parte de ambos equipos. Un Independiente por demás inconexo perdía la batalla en la mitad del campo ante un férreo Colón. A los 13 minutos del pitazo inicial, el «Sabalero» alcanzaba su punto álgido en la tarde de Avellaneda. Córner ejecutado de manera excelsa por Tomás Chancalay: centro cerrado que complicó al uruguayo Sosa y el esférico recaló en los botines de Wilson Morelo. El colombiano remató dos veces en la línea del arco rival, logrando su objetivo en el segundo intento. Gol de los dirigidos por Eduardo Domínguez y festejo en todo el cuerpo técnico visitante.

El «Rojo» se fue rumbo al entretiempo sin una llegada clara del gol a favor, pero tampoco en contra (además del tanto de Morelo). El elenco santafesino, se refugiaba en su campo y soñaba con una contra que liquidara el encuentro a partir de un lúcido Federico Lértora y la velocidad de volantes ofensivos como Rodrigo Aliendro y Gonzalo Escobar.

Durante el complemento, Lucas Pusineri divisó las principales falencias de su equipo: Pablo «Tucu» Hernández no lograba ser influyente en la fluidez del juego (sin un aporte notable en la marcar), Andrés Roa jugó uno de sus peores partidos con la casaca roja (no completó siquiera un pase) y Domingo Blanco no lograba desequilibrar por las bandas. Promediando los 60 de partido, saltaron a la cancha Federico Martínez, Alan Soñora y Lucas «Saltita» González.

A partir de los cambios, Independiente mejoró y acentuó su adelanto de metro en el campo de juego. Con el tiempo cumplido, el juvenil «Saltita», inventó un centro cruzado desde la banda derecha. Lucas Rodríguez, ex Tigre, cabeceó en el fondo del área (seria desatención en el fondo de Colón) y dejó sin chances a Burián, que nisiquiera atinó a intentar sacar la número cinco de su destino de gol. El banco local explotó en euforia: volaron botellitas de agua y el grito sagrado retumbó en todo el Libertadores de América.

Pero el cotejo tenía una carta más para mostrar: cuando el «Rojo» parecía ir por los tres puntos y se abalanzaba por sobre los de Domínguez, ocurrió lo menos pensado. En una de los pocos contraataques bien conducidos por el «Sabalero», Silvio Trucco pitó penal por mano de Lucas Romero (una de las figuras destacadas en Independiente). ¿El encargado? Emanuel Olivera. Sebastián Sosa, que había sido el flamante MVP de sus primeros tres partidos defendiendo el arco de los de Avellaneda, en diálogo con ESPN declaró durante la semana que el primer penal en contra, lo atajaría. El «León» cumplió y se quedó con el remate de Olivera, ¡y con el rebote!.

Final en cancha de Independiente: empate justificado a partir del trámite de juego. Ambos quedaron con 4 puntos en la zona dos, aunque Colón es puntero por diferencia de gol (+3, mientras que los de «Pusi» acumulan +1). A un año de la inolvidable final de Sudamericana, el «Sabalero» sigue soñando en grande. Por su parte, el «Rojo» registra una racha de 6 partidos sin conocer la derrota y suma confianza en un plantel que no alcanza un fútbol de alto vuelo pero muestra fortaleza desde lo grupal.