TENIS: TREMENDA REMONTADA DEL PEQUE

📸 bett1HULKS Championship/Paul Zimmer

Por los cuartos de final del bett1HULKS Championship, ATP250 que se disputa en Colonia, Alemania, Diego Schwartzman dio vuelta un resultado muy adverso ante Alejandro Davidovich Fokina. El español estuvo doble quiebre arriba, saco tres veces para partido y dispuso de una pelota para ganar el encuentro, sin embargo, el argentino logró zafar y se llevó el duelo por 2-6, 7-6(3) y 6-1. Mañana enfrenta al canadiense Felix Auger-Aliassime por un lugar en la final del domingo.

Hasta el hartazgo se ha repetido la frase que ninguna contienda tenística se gana hasta que no está abrochado el punto final, hoy esas palabras deben retumbar una y otra vez en la cabeza del español Alejandro Davidovich Fokina. El malagueño de 21 años estaba jugando un partido fantástico frente a Diego Schwartzman, se llevó el primer parcial por 6-2 y estaba 5-2 adelante en el segundo capítulo, sacó en tres ocasiones para concretar el pase de ronda y hasta dispuso de un match point, sin embargo, en esa pelota falló con su revés cruzado y desde entonces, sencillamente, se desplomó.

Del otro lado de la red, el argentino también hizo lo suyo para revertir un partido que estaba completamente cuesta arriba. A pesar de la desventaja nunca bajó la guardia, fiel a su estirpe de luchador incansable, siempre busco la hendija por donde incomodar a su adversario. Astuto y paciente, esperó agazapado que se le presentara la chance y respondió con jerarquía ante el primer mensaje que recibió del español.

Fueron dos partidos en uno y el punto de inflexión se produjo en el match point que no aprovecho el ibérico. El oriundo de Málaga se puso rápidamente 3-0 arriba en el alba del cotejo, y aunque el Peque esbozó una tenue reacción, en media hora de juego, Alejandro Davidovich Fokina cerraba por 6-2 el primer set con un saque ganador.

El segundo parcial era una extensión de lo exhibido en el episodio inicial con el europeo colocándose 5-2 arriba en el tanteador. En el siguiente juego, el joven tenista español cometió u par de pecados que cambiarían radicalmente el rumbo del encuentro, primero “canchereó” efectuando un saque de abajo, nada que esté prohibido por el reglamento, pero esa actitud inmadura fue una provocación innecesaria ante un rival de la jerarquía de Diego Schwartzman y, tras cartón, falló con su revés la posibilidad que tuvo de sellar el triunfo.

Estas situaciones se produjeron mientras transcurría aproximadamente la mitad del tiempo total que duró la contienda y, desde allí, en todo sentido comenzó un nuevo cotejo. Alejandro Davidovich Fokina estaba arriba de un tren que lo llevaba en velocidad crucero hacia la victoria, pero increíblemente se bajó del mismo en movimiento y ni siquiera pudo aferrarse al furgón de cola cuando quebró para 6-5 y volvió a disponer de su servicio para llevarse el mejor triunfo de su incipiente carrera. El argentino estiró la definición al tiebreak, lo ganó por 7-3 con una derecha a la red de su rival y en adelante, el desarrollo fue un monólogo suyo.

El quiebre conseguido por el oriundo de Villa Crespo en el primer juego del set final fue el golpe de nocaut, luego ganó diez puntos consecutivos y en un parpadear estaba 4-0 adelante en la chapa. Fallando un solo saque en esa tercera manga, el Peque se impuso por un rotundo 6-1 tras un drive ancho del español y, tras dos horas nueve minutos de batalla, sacó pasaje a la siguiente instancia del certamen.

«El tenis a veces es una locura», con esa frase arrancó Diego Schwartzman sus declaraciones al término del encuentro. “Me esforcé mucho, pero obviamente él es un gran jugador y los primeros dos sets estuve en la cancha tratando de hacer algo, pero no había ninguna posibilidad. Estaba jugando perfecto y los dos primeros sets se merecía ganar” continuó el argentino que, respecto al comentado saque bajo respondió «No me gustó. Hizo unas veces esa clase de saques, algunos tenistas lo hacen, y no me gusta, pero es tenis. Yo luché y por eso estoy muy feliz por el triunfo».

Una pelota que pica un milímetro adentro o afuera, una faja que juega a favor o en contra, la templanza para afrontar los momentos cruciales, la experiencia o determinada decisión en un punto singular son algunos factores que terminan por inclinar la balanza para uno u otro. Así lo vio el tenista surgido en Náutico Hacoaj que cerró la breve entrevista diciendo “Hoy tal vez tengo la suerte de estar aquí respondiendo preguntas. Pero estoy aquí también porque siempre trato de encontrar la forma de ganar los partidos. Hoy no fue la excepción a la regla”.

Este sábado, frente al canadiense Felix Auger-Aliassime, Diego Schwartzman jugará su tercera semifinal consecutiva tras llegar a la final en Roma y perder ante Rafa Nadal en París. Intentará dar otro pasito que lo acerque más aún hacia el Nitto ATP Finals, torneo de maestros que cierra la temporada, posibilidad que se acrecentó por factores ajenos este mismo viernes al conocerse la deserción del italiano Matteo Berretini del torneo de Viena la próxima semana, justamente su inmediato seguidor en la Carrera a Londres.

https://www.youtube.com/watch?v=ZpB4UbWJ-vE

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*