RACING 2 – ESTUDIANTES DE MÉRIDA 1: SEGUNDOS FINALES

Foto: @RacingClub

La Academia apretó tarde al Rojiblanco, ganó 2 a 1, pudo ampliar en tiempo de descuento y de lograrlo se aseguraba el primer lugar del grupo F de la Copa Libertadores. Sin embargo, por un gol de diferencia, los de Sebastián Beccacece debieron conformarse con ingresar a octavos de final como el mejor de los segundos.

Estudiantes de Mérida le hizo frente a Racing en Avellaneda. Poco importaron los casos de covid y toda la historia que se armó detrás de las medidas sanitarias que se debatieron para este encuentro en particular. Los muchachos de Martín Brignani con un inteligente partido de Jesús Meza y su tandem ofensivo, José Rivas y Armando Araque, amenazaron más de lo imaginado a Gabriel Arias.

Al conjunto argentino ya le había costado mucho este rival en Venezuela y, le sucedió lo mismo, cuando los recibió en su domicilio. Antes del cuarto de hora, Lorenzo Melgarejo, una las figuras de la lluviosa noche, contó con una ocasión inmejorable para el local cuando la caprichosa le quedó boyando frente al arco y, de manera inexplicable, la mandó por arriba del travesaño.

Con el pleito bastante parejo, Racing contó con la gran oportunidad de ponerse en ventaja. Nacional ya ganaba 2 a 0 en Montevideo sobre Alianza Lima y, los de Beccacece, necesitaba también un par de tantos para alcanzar al Bolso y recuperar el primer puesto del grupo. En tiempo de descuento, antes del entretiempo, el dueño de casa contó con un penal que Héctor Fértoli, patinándose, lo mandó a la cancha de Independiente.

El DT local metió los cambios necesarios para que su equipo pudiese romper el 0 a 0. La experiencia de Lisandro López permitió que, al cuarto de hora de la complementaria, «Licha» metiese un pase exquisito para que Melgarejo no tuviese piedad y le rompa las manos a Alejandro Araque. Claro que la alegría duró poco para los de Avellaneda ya que, los venezolanos se fueron a la carga, exigieron al guardameta de la Selección de Chile, y en 21 minutos de la parte final, empataron el asunto con un cabezazo de Henry Plazas en la puerta del área chica.

Es cierto que Racing cometía errores, jugaba presionado y el score en tierras uruguayas no lo ayudaba en lo más mínimo. Estudiantes de Mérida se atrevía a jugarle de igual a igual y eso generaba más molestias para un dueño de casa que se puso 2 a 1 gracias a un tiro libre magistral, sublime, excelso de Matías Rojas, a los 41 minutos. Un gol más para los de Beccacece los dejaba por encima de Nacional y cerrarían el grupo como líderes.

Los segundos decisivos fueron prácticamente de la Academia. Darío Cvtianich, con una guapeada, optó por lanzar un buscapié que no llegó a empujar Nicolás Reniero. Más tarde, Melgarejo metió un cabezazo bárbaro que Araque manoteó por encima del travesaño. Eso, sumado al poco tiempo adicionado que agregó Andrés Cunha, consumió las esperanzas de la escuadra argentina que se metió entre los mejores 16 de América pero tendrá un cuadro bravo en octavos de final.

Estudiantes de Mérida, tercero en la zona, esperará al viernes para ver con quién se mide en la Copa Sudamericana. Racing, con el 2 a 1, no le alcanzó para ser primero. Aunque la imagen que mejor dejó en la lluviosa noche del Cilindro fue la de los segundos finales que, de haberse acordado antes, tal vez le hubiese servido para no lamentarse por haber cerrado la etapa de grupos estando segundos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*