JUAN DOMINGO CABRERA: DETRÁS DE AQUEL PRIMER CAÑO

Foto: Publicada por el Diario La Voz

A 44 años del debut de Diego Armando Maradona en Argentinos Juniors rescatamos la nota publicada en la Revista Vermouth Deportivo sobre Juan Domingo Cabrera, figura de aquel Talleres de Córdoba y protagonista de la primera anécdota Maradoniana de su carrera profesional.

20 de octubre de 1976. Talleres de Córdoba vencía a Argentinos Juniors en La Paternal gracias al gol de Rubén Giacobetti y el entrenador del Bicho, Juan Carlos Montes, disponía el inexorable ingreso de la joven promesa del fútbol argentino. Diego Armando Maradona hacía su debut como jugador profesional en Primera División, hasta acá la historia que conocemos todos.

La leyenda cuenta que Montes le recomendó a Diego, instantes previos a debut, jugar como éste sabía, y que si pudiera tirara un caño. Maradona, más crack que obediente, hizo caso.

Pero aquel jugador que recibió ese primer caño no fue uno más. Incluso el periodista Miguel Ángel Bertolotto, que cubrió el cotejo para Clarín, asegura que Montes pidió al futuro genio del fútbol mundial que intentara la fantasía específicamente ante Juan Domingo Cabrera, primera víctima de la magia Maradoniana.

“El Chacho”, o “El Coya”, era referente de Talleres de Córdoba, jugador consolidado y figura de aquellos años. Hacer ese túnel fue casi tan importante como el rival que lo sufrió. De quien nos ocuparemos exclusivamente a partir de este momento.

Nacido el 18 de junio de 1952 en la Ciudad de Salta, Juan Domingo Patricio Cabrera fue el séptimo hijo varón de una familia humilde y recibió su nombre en honor al por entonces presidente de la Nación, el General Perón.

Se hizo un lugar en el fútbol argentino jugando en los equipos más importantes de su provincia, Gimnasia y Tiro, Juventud Antoniana y Central Norte. Destacándose como volante central en Gimnasia llamó la atención del empresario Amadeo Nuccetelli, quien lo llevó a su Talleres de Córdoba en 1976.

En la T alcanzó un altísimo nivel, que le valió la convocatoria de César Luis Menotti para disputar algunos partidos con la Selección Argentina en 1979. Ese mismo año sería vendido a Europa, el Chacho fue transferido al Bordeaux Francés a cambio de 400 mil dólares.

Regresó al país para jugar en un grande, San Lorenzo, y también vistió la camiseta de Vélez Sarfield antes de probar suerte en Colombia, defendiendo los colores del Deportivo Cali. Su segundo retorno a la Argentina lo llevó a Racing de Córdoba, pero en 1985 regresó a Talleres para finalizar su carrera en el cuadro donde más y mejor rindió.

La maravillosa anécdota de la foto encontrada 25 años después de aquel Argentinos Juniors vs Talleres de Córdoba, por el periodista Diego Bo­rinsky en el archivo de El Gráfico, confirma la importancia del Coya. Según cuenta Borinsky, buscando material de Cabrera para entrevistarlo encontró, rotulado con datos relativos al futbolista salteño, la imagen de la primera pelota que tocó el más grande de todos los tiempos. Sin querer, casi molestando en la postal. Increíble.

La foto recuperada 25 años después. Por Hum­ber­to Spe­ran­za para El Gráfico.

En el Albiazul Cabrera disputó 101 partidos, anotó 7 goles y ganó nueve títulos de Liga Cordobesa. Pasó sus últimos años lejos del fútbol y en su Salta natal, donde trabajó como taxista. Falleció el 4 de septiembre del 2007.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*