NEWCASTLE 1 – MANCHESTER UNITED 4: LOS DIABLOS ESTÁN AFUERA

Gentileza: @ManUtd

Por: Lautaro Castiglioni

Manchester United de visitante no perdoná: el conjunto de Ole Gunnar Solskjær obtuvo su segunda victoria en esa condición al derrotar por cuatro a uno al Newcastle. Los gritos de Harry Maguire, Bruno Fernandes, Aaron Wan-Bissaka y Marcus Rashfrod le permitieron a los Diablos alejarse del fondo.

En el St. James’ Park, Newcastle recibía al Manchester United en el marco de la quinta jornada para la Premier League. Las Urracas, que venían de ganarle al Burnley, buscaban una victoria que les permitiera prenderse entre los de arriba; los Diablos Rojos, tras sufrir una paliza 1-6 como locales ante Tottenham, necesitaban recuperarse para escaparle a los últimos puestos.

Apenas iniciado el encuentro, los dirigidos por Steve Bruce encontrarían la ventaja ya que, sobre los 2 minutos, Emil Krafth desbordó por derecha y colocó un centro que sería involuntariamente desviado por Luke Shaw, descolocando a David De Gea y generando el 1-0.

Rápidamente, los visitantes llegarían al grito del empate con un gran remate de Bruno Fernandes pero, tras revisión de VAR, el tanto fue anulado por una posición adelantada de un compañero. Manchester United debería aguardar hasta el minuto 23 para cantar el empate por intermedio de Harry Maguire, quien ganó en las alturas para cabecear a la red y establecer el 1-1 con el que terminaría la primera parte.

En el complemento, las Urracas tendrían una oportunidad sumamente clara en un disparo de Callum Wilson dentro del área chica que generaría una brillante intervención de De Gea. Minutos después, los Diablos Rojos dispusieron de un tiro penal que se hizo cargo Fernandes pero Karl Darlow se lo negó con una certera atajada.

Con el pasar de los segundos, los dirigidos por Ole Gunnar Solskjær crecían en la tenencia de la pelota y creaban ocasiones pero fallaban en los metros finales o en la puntería y no conseguían pasar al frente. Finalmente, a los 41 minutos, el tan ansiado grito llegaría con Fernandes, cuando el portugués escapó por izquierda y colgó el balón de un ángulo para el 1-2.

La falta de poco tiempo provocó desesperación en el Newcastle al tiempo que Manchester comenzó a encontrarse con muchos espacios para ampliar. Así, a los 45, Aaron Wan-Bissaka colocaría el 1-3 con un violentísimo derechazo. Y finalmente, en el tercer minuto de adición, Marcus Rashford se anotaría entre los goleadores con un mano a mano donde no perdonaría.

Fue final. El Manchester United consiguió golear en un puñado de minutos para llevarse los 3 puntos de su visita, llegar a seis unidades y escaparle a los puestos cercanos al descenso. Newcastle, por su parte, tropezó por segunda vez en el certamen y queda con 7 puntos.