TORINO 2 – CAGLIARI 3: «GIO» SALGO DE ABAJO

Foto: @CagliariCalcio

Por: Marcelo Patroncini

En una contienda de necesitados, por la cuarta fecha de la Serie A italiana, el Rossoblú doblegó al Toro que quedó sumergio en el fondo de la tabla de posiciones sin unidades hasta el momento. Los Sardos se impusieron por 3 a 2 con un doblete del ex Banfield y Fiorentina, Giovanni Simeone, y así cantaron victoria por vez primera en la temporada.

Torino volvió a pasarla mal y desnudó falencias que ya venía mostrando desde el campeonato pasado. Ni Sirigu es el Salvatore de un equipo sin rumbo, ni Andrea Belotti puede conducir a un gallinero a pesar de los goles del Gallo. De eso mismo se aprovechó un Cagliari que no venía mucho mejor que los de Turín pero, al menos, ya cosechaba una unidad en el torneo.

Ni bien arrancaba el pleito, el dueño de casa tuvo la apertura del marcador. Alessio Cragno embistió a Sasa Lukic dentro del área y, Federico La Penna, no tuvo más que sancionar «La Penna» máxima. Belotti, con toda su experiencia, no perdonó desde los doces pasos y marcó el 1 a 0 que poco iba a durarle a los muchachos de Marco Giampaolo.

Cagliari debía remontar un 1 a 0 en contra desde los 4 del primer tiempo y, a los 18 minutos, ya habia conseguido dar vuelta por completo el tanteador. De una serie de rebotes dentro del área grande, Sebastian Walukiewicz le entró mordido y Joao Pedro, con todo el arco a su merced, corrigió la trayectoria de la redonda para estampar la parda. Un rato más tarde, Simeone recibió una asistencia desde la derecha, se detuvo a la altura del punto penal, y con un soberbio derechazo infló las redes de un Torino que pasó de la alegría a la desazón en un parpadeo.

El empate del «Gallo» Belotti, en el inicio de la complementaria, alimentaba la ilusión del elenco Granate para sumar las primeras unidades de la temporada. El cotejo en sí era parejo y, el 2 a 2, le sentaba muy bien a ambos equipos en el score. Sin embargo, instantes previos al cuarto de hora decisivo, el fondo local cometió un grosero error que pagó carísimo. Nahitán Nández desbordó por el flanco diestro y mandó un centro que Sirigu no pudo atenazar con creces. Los zagueros se miraban sin despejar, y allí apareció Simeone para zambullirse con los botines y poner cifras definitivas en Turín.

Torino lo pudo empatar con un bombazo de Simone Verdi que despintó el travesaño y, también, a través de una hermosa chilena de Belotti que contuvo de manera providencial Cragno contra su palo derecho. Cagliari, otro elenco urgido de victorias, ganó por 3 a 2 y salió de ese fondo que le corresponde sólo a este Toro sin furia.