INTER 1 – MILAN 2: SE PUSO LOS «SUECOS» PARA UNA TARDENOCHE DE GALA

Foto: @acmilan

El Rossoneri ganó el clásico y se calzó una indumentaria con buena base para mirar a todos desde arriba en la Seria A italiana. Los dirigidos por Stéfano Pioli vencieron como visitantes al Nerazzurri por 2 a 1 con un doblete del inagotable sueco, Zlatan Ibrahimovic.

Un cuarto de hora necesitó el Milan para quedarse con el derbi en el Giuseppe Meazza. La contienda, con final no apto para cardíacos, encontró a un Inter que arrancó dormido, pagó carísimo algunos desaciertos y después careció de fortuna para cosechar así la primera derrota de la temporada mientras que, su eterno rival, continuó su andar con puntaje ideal.

Iban 10 minutos del primer tiempo cuando Aleksandr Kolarov enganchó dentro del área a un inteligente Ibrahimovic que, también, detuvo su andar en búsqueda de la pena máxima. El ex Ajax de Holanda y PSG de Francia, se encargó de rematar desde los once metros. Samir Handanovic le tapó el disparo pero, en el rebote, el nórdico no perdonó y estampó el 1 a 0 en Lombardía.

Descalibrado, el local padeció tras el tanto visitante y a los 15 la fue a buscar adentro de su cueva nuevamente. El portugués, Rafael Leão desbordó por izquierda y envió el centro al corazón del área donde, Ibrahimovic, sin marcas y a pura velocidad empujó de derecha para estirar la ventaja en favor del conjunto rojinegro.

Milan con el 2 a 0 en el tanteador, tenía contra las cuerdas a un rival que ya había dado muestras de recuperarse ante todo tipo de adversidades. Y así fue como, antes de la media hora inicial, Romelu Lukaku logró descontar tras empujar un gran centro de Ivan Perisic que llegó a línea de fondo y descargó hacia atrás con el último aliento.

El Derbi Della Madonnina estaba realmente para alquilar balcones. Antes de irse al descanso, la Gran Culebra lo pudo empatar por intermedio de Lautaro Martínez, que probó desde la medialuna, así como también con un cabezazo del centrodelantero de Bélgica que vio como la redonda se iba cerca del palo izquierdo Rossoneri.

En la complementaria, el local brindó un notable espectáculo pero sin premio. Achraf Hakimi tuvo la parda pero no así la puntería deseada. Era todo azul y negro en el Giuseppe Meazza menos la diana que le permitiese repartir unidades a los de Antonio Conte. Y los de Pioli sufrieron incluso hasta en la última de la tardenoche cuando Lukaku, de taco, quiso sorprender pero no logró vulnerar la resistencia de un atentísimo Gianluigi Donnarumma.

Inter, que venía de empatar con Lazio, ahora dejó más unidades en el camino tras perder el clásico. Un doblete del histórico Ibrahimovic le dio al Milan no sólo un triunfo dorado en el derbi. El 2 a 1 depositó al Rossoneri en lo más alto de la Serie A, con puntaje ideal, y con la soberbia sueca de mirar a todos desde arriba de todo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *