TENIS: NADIA PODOROSKA SE DESPIDIÓ DE UN ROLAND GARROS SENSACIONAL

📸 Corinne Dubreuil FFT

La joven polaca Iga Świątek, con un tenis abrumador por momentos, hizo añicos el sueño de Nadia Podoroska de instalarse en la definición del Abierto de Francia. En una hora diez minutos de juego, la europea se impuso por un categórico 6-2 y 6-1 sobre la Peque, sin embargo, este resultado no empaña en absoluto el excelente torneo jugado por la argentina y, menos aún, el camino transitado y la forma en que accedió a este presente maravilloso.

Los caprichos del destino hicieron que Nadia Podoroska, recién ahora y no antes, sea masivamente reconocida y alagada por sus virtudes dentro de la cancha y para muchos, una grata sorpresa, también un soplo de aire fresco para una sociedad que desde hace tiempo viene golpeada por diversos aspectos pero que fácilmente se tatúa la camiseta y se suma a los éxitos deportivos. A las dificultades propias que se le presenta a la mayoría de los deportistas en esta parte del planeta, algunas lesiones la alejaron por mucho tiempo de los courts apenas empezaba a desplegar las alas, situación que también dilató esta versión que hoy disfrutamos de la rosarina, sin embargo, siendo aún muy joven, tuvo la templanza y madurez para sobreponerse a todo eso, con humildad y mucho trabajo, planificación y perseverancia, esa chica que a los cinco años comenzó a empuñar una raqueta en el Club Atlético Fisherton y que fue la segunda tenista más precoz en ingresar al circuito profesional, solo detrás de la emblemática Gabriela Sabatini, casi desde el subsuelo en lo tenístico, reconstruyó su carrera para llegar a este presente sensacional porque fue dando cada paso sobre suelo firme y no por una casual rachita efímera o un par de semanas de inspiración.

Comenzó la temporada en el puesto 255 del ranking y llegó a París como la número 131, ubicación por la cual debió atravesar la clasificación antes de meterse, por segunda ocasión en su vida, en el cuadro principal de un certamen de Grand Slam, habiendo pasado más de años desde aquel debut y despedida en el US Open 2016. Ante la belga Greet Minnen consiguió su primera victoria en un certamen de esta magnitud, fue de forma contundente tal como lo había hecho en sus tres encuentros de la fase preliminar, pero enseguida provocó el primer cimbronazo al eliminar a la kazaja Yulia Putintseva, 23ª preclasificada. Luego de eliminar a la eslovaca Anna Schmiedlova con enorme solidez en tercera ronda, con una soberbia muestra de carácter, remontó el duelo de octavos de final ante la checa Barbora Krejčíková. Por los cuartos de final enfrentó a Elina Svitolina, 5ª del mundo, máxima candidata en ese momento en el certamen y pergaminos por doquier adosados a su biografía deportiva, sin embargo, Nadia Podoroska no se achicó ante semejante adversaria, ni le pesó la instancia así como tampoco jugar por primera vez en la Philippe-Chatrier, desplegó un tenis sublime, dominó a la encumbrada ucraniana de punta a punta de la contienda y consiguió el histórico boleto a semifinales del Abierto de Francia con un score abrumador.

Aunque la europea ha jugado de manera fantástica todo el campeonato, el partido de este jueves ante la adolescente polaca Iga Świątek seguramente estuvo a distancias siderales del que Nadia Podoroska pudo haber bosquejado aún en los peores los escenarios. Se podría caer en infinidad de suposiciones, que hubiera pasado si no cometía el error no forzado estando 0-30 en el game inicial y se ponía triple break point, si aprovechaba la chance en el quinto juego de ponerse a tiro en el marcador en la única posibilidad concreta que cedió la polaca en el primer set o si, tras extirparle el saque en la segunda manga, podría haberle metido un poco de presión a su rival en el momento de tener que cerrar el partido, sin embargo, son todas conjeturas y lo cierto es que Iga Świątek jugó un partido bárbaro, superó en velocidad a la santafesina, dominó el juego de principio a fin, la voracidad de una drive hizo muchísimo daño y concluyó el pleito con una determinación y contundencia digna de una jugadora habituada a enfrentar estas instancias.

El resultado final fue 6-2 y 6-1 en una hora diez minutos que reflejan cabalmente lo que fue el encuentro, no obstante, el árbol no debe tapar el bosque, este partido frete a la polaca no desdibuja en lo más mínimo en fantástico torneo que jugó Nadia Podoroska y que, además deja el epígrafe de un hito ineludible en su trayectoria como tenista profesional, así como también para los anales y posteridad del tenis femenino albiceleste. Si la excelente temporada de la rosarina le abría un amplio abanico de posibilidades para el año próximo, esta semifinal en París y aparecer entre las mejores 50 del escalafón mundial llevan a un cambio rotundo en la planificación de su próximo calendario, donde se codeará muy seguido con la elite del tenis y ocupar un lugar que le pertenece y por el cual, además de sus virtudes innatas, trabajó a destajo e hizo sobrados méritos para llegar.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*