DEPORTIVO MERLO: SE RETIRÓ EL «OGRO» FABBIANI

Por: Marcelo Patroncini

Extrovertido, crack, único, inolvidable. Uno de los últimos grandes desfachatados que ofrendó el fútbol argentino confirmó que le puso fin a su carrera como profesional y que, ahora, apostará a ser entrenador. Cristian Gastón Fabbiani, el Shrek criollo, sacudió no sólo el mundo del Deportivo Merlo sino también del balompié sudamericano.

Gran promesa de Lanús, el «Ogro» llevó su fútbol de salón a todas las canchas de once y brilló en Newell´s Old Boys. Previo a brillar en la Lepra, el oriundo de Ciudad Evita ya había probado suerte en Europa cuando defendió los colores del Cluj en Rumania, y después de su paso por el rojinegro llegó al club de sus amores, River Plate.

Tres goles en treinta y dos partidos con la entidad de Núñez, algunas diferencias, y una relación que se fue apagando lo llevaron a seguir su carrera en All Boys y en Independiente Rivadavia de Mendoza. Ya Fabbiani lucía tanto en la verde gramilla como fuera de ella. Era un personaje bien argentino, de esos que cualquier hincha querría ver en la cancha pero que de lunes a viernes aparecía en los canales de la farándula.

Militando por varios países de Sudamérica como Bolivia y Ecuador así como también por el Caribe, el delantero recibió un llamado que no dudó en atender. Así fue como el nacido en el oeste del Gran Buenos Aires eligió un club del área y estampó la rúbrica en el Charro donde mostró sus últimos destellos, brindó sus cualidades y, con 37 años, decidió colgar los botines.

La pandemia, su edad, sus nuevos proyectos y, por sobre todo, su propia felicidad, hicieron que Fabbiani haya tomado la decisión de decirle adiós a la pelota como futbolista profesional. Lo llorarán la redonda y los espectadores. Ya no jugará más el «Ogro», uno de los últimos desfachatados del fútbol argentino.