TENIS: EL PEQUE A SEMIS TRAS GANAR UNA BATALLA COLOSAL

📸 Philippe Montigny/FFT

En una batalla tenística, física y mental, Diego Sebastián Schwartzman se impuso sobre Dominic Thiem por 7-6(1), 6-7(6), 5-7, 7-6(5) y 6-2 en una lid que se extendió por más de cinco horas. El Peque jugará en Roland Garros su primera semifinal en un torneo de Grand Slam ante el ganador del encuentro entre el español Rafael Nadal y el italiano Jannik Sinner.

La mañana argentina comenzó con la sensacional victoria de la rosarina Nadia Podoroska ante la ucraniana Elina Svitolina y su histórico acceso a las semifinales de Roland Garros. A continuación, también en el estadio Philippe-Chatrier, Diego Schwartzman (12º) iba en busca del mismo objetivo ante el austríaco Dominic Thiem (3º), campeón del Abierto de Estados Unidos y finalista de las dos últimas ediciones en el polvo de ladrillo parisino.

Una lucha titánica se produjo desde el game inicial del encuentro que el austríaco sacó adelante con tres aces al hilo luego de afrontar el primer punto de quiebre en contra. Con un contra drop sobre el fleje, Dominic Thiem Se puso 4-2, sin embargo, el Peque inmediatamente se recuperó y llevaron el set al desempate. Con una volea el argentino tomó una ventaja de 5-0 y cerró el tiebreak por 7-1 con un winner de revés cruzado.

De entrada, consiguió el austríaco quedarse con el servicio de Diego Schwartzman, aunque este igualo el parcial en tres luego de una doble falta. El tenista surgido en Náutico Hacoaj levantó siete break point en el noveno juego y estando 5-4 arriba, masacró una oportunidad inmejorable de quedar a tiro de llevarse la segunda manga, eso lo afectó visiblemente, y tras cometer una serie de errores no forzados, se le escapó el set por 7-5.

Ambos tuvieron dificultades para sostener el servicio en el siguiente episodio, cuatro quiebres en los primeros seis juegos así lo reflejan. El porteño quedó adelante 5-3 cuando volvió a quedarse con el saque de su oponente, sin embargo, perdió el suyo en cero cuando sirvió para set y luego se produjo una situación casi idéntica a la del segundo parcial al no poder aprovechar el argentino una pelota uy favorable en la red. Así como también dejó pasar un set point con una derecha que se fue larga por la línea de base. En el desempate, está vez fue Dominic Thiem el que se fue 5-1 arriba en el cambio de lado, y aunque el porteño pudo igualarlo en seis, el oriundo de Wiener Neustadt se lo llevó por 8-6 con un smash tras hacer daño con su drive cruzado.

Nuevamente, el número tres del ranking se colocó 2-0, sin embargo, el Peque ganó cuatro juegos consecutivos y dispuso de triple set-point sacando 5-4. Casi como si fuese un calco de los anteriores parciales, esas chances se le escurrieron como agua entre los dedos y terminaron dirimiendo la suerte del set en otro tiebreak. Mucho mas parejo fue el inicio de este desempate que los primeros dos, tras quedar igualados en cinco, una excelsa volea del porteño le dio la cuarta pelota para set, lo concreto tras de un revés ancho del austríaco y, luego de haber jugado más de cuatro horas y media, todo se definía en el quinto capítulo.

Se lo apreciaba físicamente más entero al argentino para disputar el último segmento del encuentro y recuperado en el aspecto emocional luego de sacar adelante la cuarta manga. Con bastante comodidad para lo que fue el desarrollo general del cotejo, ambos conservaron su servicio en los primeros juegos del set, no obstante, el quiebre en cero conseguido por el de Villa Crespo en el sexto game fue el golpe necesario para dejar aturdido al finalista de las dos pasadas ediciones del certamen. Volvió a quebrar Diego Schwartzman en el séptimo juego para quedar 5-2 y, con una pelota que Dominic Thien dejó descansando en la red, tras cinco horas y ocho minutos de una colosal batalla, selló con el 6-2 final su pase a la semifinal del Abierto de Francia, una instancia inédita para él.

Afortunadamente para el tenista argentino, recién volverá a jugar el viernes ante el ganador del partido que en el cierre de la jornada tiene como protagonistas al múltiple campeón Rafael Nadal y Jannik Sinner, la joven promesa italiana. El Peque dejó pasar oportunidades importantes en el segundo y tercer set, sin embargo, siguió peleando el partido, se recuperó y pudo dar vuelta un partidazo ante uno de los mejores jugadores de la actualidad dando una gran muestra de personalidad, carácter y, obviamente, también desplegando un amplio repertorio tenístico. Como reza el viejo dicho popular, “Nos crecieron los enanos” y buscarán seguir haciendo historia en París.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*