CELTA DE VIGO 0 – BARCELONA 3: BANCO GALICIA

Foto: @GOLPERUoficial

Por: Marcelo Patroncini

Segundo triunfo en dos presentaciones para el elenco Culé con Ronald Koeman como entrenador. Desde que el holandés asumió el cargo desde el banco de suplentes, el conjunto Blaugrana sumó puntaje idea y se perfila nuevamente como candidato al título de La Liga. Así, después de golear al Villarreal el domingo pasado, liquidó a los Celestes en Galicia por 3 a 0.

Siete goles a favor, cero en contra, quién dijo que el Barcelona estaba acabado. La prensa tuvo que guardar adjetivos para la escuadra de Catalunya que juega bien, muestra buenísimas intenciones, y encima viajó hasta Vigo para quitarle el invicto a un notable que Celta que careció de fortuna en Baladíos.

A los 10 minutos se encontraron un tal Philippe Coutinho con uno que de fútbol sabe apenas, llamado Anssumane Fati. El menor de edad, llamado a ser una de las grandes promesas de este deporte, recibió un buen pase del brasileño, se filtró entre los centrales, y le rompió el arco a Iván Villar para estampar el 1 a 0 desde temprano en Galicia. Felicidad y tranquilidad para el banco de Koeman.

Pudo empatar Gabriel Veiga, con una especie de remate rasante o buscapié, que interceptó Neto. También el guardameta carioca supo quedarse con un disparo de media distancia de José Manuel Fontán. Y, hasta Iago Aspas, con un tiro libre de esos que él sabe ejecutar, careció de buena suerte porque justo saltó Sergio Busquets y frenó el chanfle con su frente.

Barcelona no la pasaba del todo bien. De hecho, de una maravilla de Lionel Messi que estuvo a nada de clavar un golazo olímpico, llegó la infantil tarjeta roja para el francés, Clément Lenglet, que dejó con diez hombres a los catalanes por un innecesario codazo a un rival bien lejos del arco. Al Celta, sacando el 0-1 en el marcador, le sonreía la noche y la ilusión.

Pero los sueños pintados de Celeste duraron poco porque, en el arranque de la complementaria, un desborde de La Pulga buscando un centro buscapié, encontró el desvío en Lucas Olaza que ayudó al rosarino con el segundo tanto Blaugrana colándose contra el primer palo de Villar que, sorprendido, no pudo evitar la caída de su valla.

Bajo un diluvio y con un Barcelona jugando en velocidad suprema, Messi tuvo infló las redes, antes del cuarto de hora, tras un tiro de Philippe Coutinho que se estrelló en el palo. Sin embargo, la tranquilidad para el Celta llegó cuando Carlos del Cerro Grande anuló la conquista del argentino por offside.

El descuento para el dueño de casa se lo perdieron entre Nolito y Miguel Baeza. El movimiento del banco no le daba rédito a los de Galicia. Y, después de perdonar en una ocasión clara, terminó yéndola a buscar al fondo de su cueva cuando, en la última de la contienda, Sergi Roberto le rompió el arco a Villar para poner cifras definitivas.

Sin hacer locuras monetarias, recuperando a Messi, apostando a un conocedor del paladar Blaugrana como Koeman, Barcelona demostró estar competamente vivo. Dos jugados, dos ganados, uno 4 a 0, y este último 3 a 0 ante el Celta para soñar en Vigo con dar pelea y conquistar el título de La Liga en lo que, tal vez, podría ser la última temporada de La Pulga con la pilcha del club catalán.