BAYERN MÚNICH 3 – BORUSSIA DORTMUND 2: SÚPER PARECIDO A LO COTIDIANO

Foto: @SergeGnabry

Volvió a sumar un trofeo para sus vitrina que ya no deben tener más espacio. Cuatro de las últimas cinco ediciones de la Supercopa de Alemania quedaron para el Gigante de Baviera que, en esta oportunidad, derrotó por 3 a 2 al poderoso Negriazul en el Allianz Arena. Más de lo mismo para los muchachos vestidos de colorado y comandados por Hans-Dieter Flick.

Cuando Bayern Múnich abrió la cuenta apenas pasado el cuarto de hora, todas las fichas hacían creer que ese tanto del francés, Corentin Tolisso, marcaría el rumbo de una victoria que no correría peligro para el dueño de casa. De hecho, ese pensamiento se potenció cuando, a los 31 minutos, Borussia Dortmund sufrió la segunda caída de su valla a través de un gran centro pasado de Alphonso Davies y un lindo cabezazo de Thomas Muller.

Cuando una escuadra del nivel del Gigante de Baviera se poner arriba 2 a 0, todo hacía indicar que era asunto liquidado en el Allianz Arena. Pero nada de ello sucedió. Antes del irse el entretiempo, los del suizo, Lucien Favre, descontaron con un derechazo violento de Julian Brandt tras exquisito pase de Erling Haaland. Y, en el inicio de la segunda parte, emparejaron el cotejo porque, inexplicablemente, Robert Lewandowski, perdió una pelota en mitad de cancha para que Thomas Delaney habilite al delantero de la Selección de Noruega que no falló en el uno contra uno.

El 2 a 2 en el marcador abría una nueva página. Lo pudieron ganar los de Renania del Norte pero Haaland falló un mano a mano imperdonable. O, mejor dicho, Neuer demostró porqué es uno de los mejores guardametas del globo terráqueo, la vía láctea, y afines al tapar ese cara a cara. Y en el juego de los errores, Delaney se vistió de Lewandowski muy cerca del final. El mediocampista danés perdió una pelota ante Joshua Kimmich que combinó con el delantero polaco, recibió la devolución en una pared magistral, y no tuvo piedad al quedar frente a Marwin Hitz que nada pudo hacer para evitar el triunfo del elenco colorado.

Borussia Dortmund, en un partido que parecía perdido en el primer tiempo, demostró tener armas como para darle pelea a un rival que no se cansa de dar vueltas olímpicas en territorio germano. La Supercopa de Alemania, como sucedió en cuatro de las últimas cinco ediciones, quedó en Baviera. El Bayern Múnich ganó 3 a 2 y alzó un nuevo trofeo. Súper conocido a lo que pasa siempre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *