FERENCVAROSI 0 – MOLDE 0: ERA MÁS DIVERTIDO MIRAR LOS DIBUSZ

Foto: @Fradi_HU

Las Águilas Verdes supieron valerse del 3 a 3 conseguido en Noruega para meterse en la zona de grupos de la Champions League tras un pálido 0 a 0 en Hungría. El elenco de Sergiy Rebrov prácticamente no lastimó a los oriundos de los fiordos escandinavos. Los Blanquiazules apretaron el acelerador sobre el epílogo pero se toparon con una muralla llamada Denes Dibusz.

No se apuró el Ferencvarosi pues sabía que, teniendo la pelota y viendo que su oponente no creaba peligro, el empate sin goles le servía a la perfección. Con ese libreto, los de Budapest controlaron un primer tiempo carente de emociones en el Groupama Arena. Molde, se quedaba en el ídem, pero sabía que tenía que golpear en la segunda parte para no quedarse fuera del sueño copero.

En la complementaria, los de Erling Moe se atrevieron un poco más pero carecieron de ideas ante un rival que se aferraba al tanteador cerrado. Etzaz Hussain tuvo una gran oportunidad a los 8 minutos que se desvió justo en Miha Blazic para que la caprichosa terminase perdiéndose en el tiro de esquina. Magnus Eikrem contó con otra situación muy buena pero, allí, empezó a erigirse la figura de Dibusz que manoteó justo la caprichosa cuando parecía colgarse de su ángulo superior izquierdo.

Justo antes del guardo de hora, las Águilas Verdes pudieron acabar con el sufrimiento pero terminaron muy mal un contragolpe que parecía perfecto. Myrto Uzuni controló la redonda de manera maravillosa y asistió con clase a Oleksandr Zubkov que, en el mano a mano, le regaló una masita al sueco, Andreas Linde. En el área contraria, la pelota iba de un lado al otro pero los Blanquiazules no podían entrarla a la férrea defensa. Pero las pocas claras no contaron con la fortuna deseada para los noruegos. Dibusz se la sacó con los pies a Eirik Hestad y, más tarde, Leke James despintó el palo con un remate que buscaba colarse y arruinarle la noche a los húngaros.

Molde regresó a los Fiordos sabiendo que hizo todo lo que debía pero se quedó en la puerta de una clasificación soñada a la Champions League 2020/21. El 3 a 3 de la ida le sentó perfecto a un Ferencvarosi que se conformó con el 0 a 0 en una contienda aburrida pero útil para los de Budapest que ya sueñan con seguir paseando su emblema por el resto de Europa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *