LA UTOPÍA DE BRAWN GP: TEMPORADA PERFECTA EN LA F1

Gentileza: Soymotor.com

Como se ha ido repasando anteriormente, la debacle de Honda a fines de los 2000 no se hizo esperar ya que para finales de 2008, establecido como un equipo fabricante, decidió abandonar la categoría tras un inadmisible noveno puesto como constructor, sosteniendo esta medida hasta 2015.

Pasaron los meses y el cambio de calendario, sin novedad alguna de quien quisiera invertir en una nueva escudería, por lo que el ex-Ferrari y manager de Honda, Ross Brawn, decidió adquirir por la simbólica cifra de un euro la infraestructura del equipo nipón.

El 17 de marzo de 2009, con el GP de Australia asomando en un futuro tan inmediato como dos semanas, el nuevo competidor de la máxima se hacía oficial: Honda Racing pasaría a llamarse Brawn GP, que a pesar de mantener el material humano de Honda, cambiaría su motorización, siendo Mercedes su nuevo proveedor.

Era un secreto a voces que la firma alemana estaba de vuelta insinuándose como fabricante, además de proveer a Mclaren pero, por cuestiones burocráticas, Brawn GP mantuvo su lugar en la grilla esperando con ansias el 2010. Un motor confiable, chasis que venía prometiendo a pesar de los malos resultados obtenidos por Honda, el desarrollo incesante durante la temporada incluyendo controvertidas reformas en el difusor trasero del monoplaza que daban ventajas de la aerodinamia, hicieron que la escudería inglesa lograra vencer en seis de las primeras siete carreras de la mano de Jenson Button.

La segunda mitad del año, el equipo fue a menos con apenas dos triunfos de Rubens Barrichello en 10 GP disputados pero, contabilizando la excelsa primera parte, les fue suficiente para conseguir lo que nadie habia logrado hasta ese entonces: ser el constructor debutante y salir primeros en ambos campeonatos, consiguiendo así el único en tener 100% de efectividad.

Para noviembre de ese año ya estaba consumada la compra de Mercedes, quien sostuvo a Ross Brawn como su director general, cosechando solo tres victorias en tres años aunque, lo más importante aún, estableciendo un desarrollo que con la nueva tecnología híbrida a partir de 2014, suma al día de hoy 109 poles, 98 victorias y en las vísperas de un septimo campeonato consecutivo, tanto en pilotos como de constructores, creando una era aburrida para muchos pero muy efectiva para la marca de la estrella.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *