TOTTENHAM 1 – NEWCASTLE 1: SE LO EMPATARON A PESAR DE «DARLOW» TODO

Foto: @ExpressFutbol_

Los Spurs no podrán dormir por varios días e intentarán encontrar explicaciones a este deporte, el más bello y apasionante de todos. Amplios dominadores del pleito en la tarde de Londres, los de José Mourinho merecían golear a las Urracas pero se toparon con un notable Karl Darlow, figura indiscutida de la contienda. Y, como estocada final, en el descuento, los de Steve Bruce se lo empataron a través de un penal sancionado por el VAR para sentenciar un 1 a 1 inolvidable.

Fue todo del Tottenham. Absolutmente todo. Y más allá de generar muy buenas ocasiones que contaron con la providencial salvada del guardameta del Newcastle, también la escuadra de Londres contó con la mala suerte de los tiros en los vértices que le negaron sumar de a tres en una apasionante temporada 2020/21 de la Premier League.

A los 2 minutos del primer tiempo, los Liliywhites demostraron todo lo que eran capaces de hacer. Giovani Lo Celso ejecutó un tiro libre excelso que Darlow descolgó de su ángulo superior izquierdo. El rebote le quedó servido a Harry Kane pero fue el portero de los Geordies quien brilló nuevamente para taparle el remate al centrodelantero de la Selección de Inglaterra.

Darlow, empezaba a erigirse como figura porque a los 8 volvía a intervenir para negarle otro tanto al «Mago». Un gran centro de Pierre-Emile Højbjerg halló el testazo del goleador pero la notable respuesta del arquero que hacía lo imposible para conservar el cero en su arco. Newcastle no encontraba el norte en Londres y, de tanto buscarlo, Tottenham se iba a encontrar con la apertura del tanteador.

Faltaban 20 minutos para irse al descanso cuando Kane, cansado de probar suerte, se vistió de asistente. El delantero desbordó por izquierda, lanzó un buscapié y, por detrás de todos, encontró al brasileño Lucas Moura que empujó hacia la red para poner el 1 a 0 merecidísimo para los muchachos de Mourinho.

La diferencia entre ambos era abismal y los Spurs comprendieron que podían noquear a su contrincante antes de irse al entretiempo. Las yemas de Darlow se la sacaron justo a Kane a los 26. Cuando se jugaba la primera media hora, Son Heung-Min comenzó a mostrar toda su clase. Un zurdazo desde la medialuna del coreano se encontró con el palo izquierdo de las Urracas. Más tarde, el asiático, volvió a probar suerte pero esta vez fue el travesaño quien se lo negó.

Previo al entretiempo, Newcastle arrimó un poco con una volea de Jonjo Shelvey que se fue, realmente, lejos. Esas eran las armas del equipo de Bruce que se veía desbordado y que no le encontraba la vuelta a un Tottenham que arrancaría la segunda parte totalmente compenetrado en aplastar a su rival de turno.

En la segunda parte lo buscaron por todos lados. Kane, sin fortuna, Lo Celso en dos intentos que contuvo sin problemas el arquero y, justamente Darlow, se consagró como figura indiscutida al taparle un notable cabezazo a Lucas Moura así como también al descolgar un cerradísimo tiro libre de Erik Lamela. Los locales, debían estar goleando pero sólo ganaban por la mínima hasta que, en tiempo de descuento, llegó el inesperado e inmerecido cierre para los de la capital inglesa.

Andy Carroll, que había entrado algunos instantes previos, utilizó su metro noventa y tres para ganar en el área rival y conectar de cabeza. A priori, el testazo no revestía peligro pero junto al lungo delantero saltó Eric Dier y la pelota impactó en su mano. VAR mediante, Peter Bankes no dudó en sancionar el penal para los Geordies que, por primera vez en todo el partido y cuando iban 51 de la complementaria, estaban frente a los tres palos rivales. Callum Wilson no falló desde los once metros y el fracés, Hugo Lloris, que no había intervenido en todo el cotejo, tuvo que ir a buscarla al fondo del arco.

El fútbol, dinámica de lo impensado, tuvo un nuevo capítulo en Londres. El Tottenham no podrá explicar cómo se le escapó una victoria que debía ser, incluso, por goleada. Tal vez encuentre razones en la mala suerte, en la tecnología, y en la magia de este deporte. Newcastle, por su arquero y también por no entregarse, empató 1 a 1 ante un rival que se cansó de «Darlow» todo y tuvo que repartir unidades en la hermosa tarde londinense.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *