INTER MIAMI 1 – NEW YORK RB 4: SE LOS FUMÓ EN «PIPITA»

Foto: @SportsFennecFox

Mientras las Garzas esperan por el debut de su refuerzo estrella, Gonzalo Higuaín, los Toros Rojos aprovecharon el mal momento de la franquicia de David Beckham y los golearon a domicilio. El conjunto de Bradley Carnell se impuso por 4 a 1 en la Península de la Florida para meterse, por la ventana provisoriamente, en zona de playoffs.

La irregular campaña de muchos equipos en la elite de los Estados Unidos le permitió a New York Red Bull lograr, por el momento, un séptimo lugar a pesar de tener más derrotas que victorias. No obstante, el triunfazo obtenido frente al colista, Inter Miami, le abre esperanzas para seguir por ese sendero tras una muy buena actuación colectiva.

En todo momento, la visita mereció más en el sur del país. De hecho arrancó con un cabezazo del alto, Aaron Long, quien despintó el travesaño de Luis Robles, y continuó con una gran corrida del danés, Mathias Jörgensen, quien le reventó el larguero al guardameta local. Una vez más, los de Diego Alonso, sufrían por todos lados.

A los 12 minutos, el francés Blaise Matuidi, embistió a Jared Stroud dentro del área y Alex Chilowicz no tuvo más remedio que sancionar la pena máxima en favor de New York Red Bull. Mandela Egbo no falló y, así, el nacido en Londres, con una corta carrera y un remate sutil, abrió la cuenta en la Península de La Florida.

Miami salió disparado a buscar el empate con más voluntad que fútbol. El ex River, Leandro González Pirez, lo tuvo de cabeza pero falló y ni siquiera le cobraron el penal que reclamó efusivamente. No obstante, la parda llegó por intermedio de otro argentino, Matías Pellegrini, que participó en el fase final para que Juan Agudelo, pisando el rectángulo mayor, le gane con el cuerpo a su marca y supere, a través de un tiro cruzado, la resistencia de David Jensen.

Los Toros Rojos, golpeados anímicamente, se recompusieron en la complementaria. Ben Sweat perdió una pelota en defensa a los 3 minutos del capítulo decisivo y, tras una serie de toques, Brian White empalideció a las Garzas con el 2 a 1. A partir de ese entonces, la historia seria distinta, porque el dueño de casa se llenó de buenos intentos pero, de contragolpe, la visita fue letal.

A cinco del final, Kyle Duncan encabezó una réplica formidable. Robles se lo tapó a Tom Barlow pero, en el rebote, había otra casaca gris como la de Benjamin Mines que solo tuvo que empujarla al fondo de la cueva para clavar el 3 a 1. Y, ya con ese marcador que parecía liquidar la historia, los hombres de Carnell tuvieron un cartucho más en la derecha del austríaco, Daniel Royer, que sólo tuvo que gurdar contra el palo más lejano una asistencia magistral de Cristian Cásseres.

Inter Miami la pasó mal en ofensiva, continúa esperando por el debut del «Pipita», y no quiere que sea tarde para aspirar a los últimos cartuchos en pos de pelear por un lugar en los playoffs. New York Red Bull goleó 4 a 1, se fue para el norte con tres puntos, y también para arriba en la tabla de posiciones a pesar de su campaña sumamente irregular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *