CHICAGO FIRE 4 – HOUSTON DYNAMO 0: EL FUEGO NO ES ANARANJADO

Foto: @VamosFire

Cinco fechas sin victorias quemaban los papeles del elenco de Illinois que, aprovechándose también de la irregular campaña de su rival, recuperó la memoria. Los del Fuego aplastaron al elenco Naranja por 4 a 0 para salir del fondo de la tabla de posiciones en la conferencia oriental en la elite de los Estados Unidos.

Lo liquidó en el primer tiempo y con eso le bastó para manejar los piolines del pleito. Chicago Fire, inspiradísimo, mostró una de las mejores versiones de este año y le dio una alegría a su entrenador, el suizo, Raphaël Wicky. Houston, en problemas.

A los 2 minutos del primer tiempo lo tuvo Robert Beric de cabeza pero, otro balcánico, Marko Maric, se lo negó con una salvada providencial. No obstante, el esloveno, con pasado en el Rapid Viena de Austria, tuvo revancha antes del cuarto de hora y no falló. Centro desde la izquierda de Jonathan Bornstein para que el delantero, en la puerta del área chica, le rompa el arco al croata y ponga el temprano 1 a 0.

Los del Fuego, se sentían cómodos e iban por más en el famoso Soldier Field. Así fue como, cuando iban 22, el ex Defensa y Justicia, Ignacio Aliseda, metió un pase perfecto y fortuito desde mitad de cancha. Los centrales del conjunto Naranja durmieron y el alemán, Fabian Herbers, se filtró entre ellos para definir ante la salida del portero y estirar la diferencia.

El 2 a 0 era un resultado justo en Illinois pero aún, Chicago tenía algo más antes del descanso. Y vaya si se guardaba uno de los mejores cartuchos de la temporada porque Houston Dynamo sufrió la corrida maradoniana del español, Álvaro Medrán, que dejó muñecos en el camino, pisó la zona candente, y con el último aliento sacó un derechazo inatajable para Maric que comenzaba a graficar la goleada del Fire.

Si algo le faltaba a la visita era padecer otro golazo previo a los camarines. El hermoso chutazo de Djordje Mihailovic infló las redes desde afuera del área pero el árbitro, Marcos de Olivera, invalidó la conquista a través del VAR por offside. Sin embargo, ante tantos cachetazos, lejos estuvo de reaccionar el conjunto texano en la segunda parte.

A diez del final, y en uno de los tantos contragolpes, Elliot Collier desperdició su tanto que fue a parar al pecho de Maric. El dueño de casa no se daba por vencido, quería uno más para sacarse la espina de una temporada bastante floja, y acabó hallándolo en un penal que le cometieron a CJ Sapong y que él mismo se encargó de transformar en gol cuando se aproximaba el tiempo adicionado.

Houston Dynamo, en una noche completamente para el olvido, se fue del Soldier Field tratando de borrar cuanto antes de su mente esa pesadilla y poner total atención en el juego del próximo sábado por la tarde ante Nashville. Chicago Fire, goleó 4 a 0, y calentó motores soñando con que este sea el comienzo de una nueva racha positiva después de una larga miseria en la temporada 2020 de la MLS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *