ALIANZA LIMA 0 – RACING 2: «TIAGO» UNO Y DESPUÉS A»GARRÉ» VIAJE

Foto: @RacingClub

No quería entrar. La pelota y la mala suerte viajaban a ese pasado oscuro para la Academia donde el infortunio era moneda corriente. Que los palos, los travesaños, los errores y hasta el milagro de no estar perdiendo inmerecidamente. Lo cierto fue que sobre el epílogo, el conjunto de Avellaneda se impuso por 2 a 0 sobre el Rodillo Negro y quedó muy cerca de los octavos de final de la Copa Libertadores.

La derrota con Nacional había quedado en el olvido a pesar del dolor y el sinsabor que dejó la misma. Racing no tenía tiempo para lamentarse y viajó a Perú con la misma actitud con la que recibió al elenco uruguayo, pero potenciada. Y gracias a ello, fue ampliamente superior a un Alianza Lima que sólo podrá aspirar a ver si se mete en Copa Sudamericana o da por terminada su participación continental en este 2020.

A los 2 minutos de partido, Héctor Fértoli, estrelló un cabezazo en el travesaño. Iban 10 cuando Walter Montoya desperdició un mano a mano de manera inédita, inexplicable. Todo era de la Academia y, el premio, parecía llegar cuando Leao Butrón derribó a Nicolás Reniero dentro del área antes del cuarto de hora. Ivo Méndez sancionó el penal, el «Príncipe» se encargó de la pena máxima, y el longevo guardameta nacido en Miraflores, adivinó la intención para conservar en cero su retaguardia.

La pasaban mal los de Mario Salas pero también aprovechaban que su rival estaba salado. La etapa inicial empezó a caer en un pozo de remates desviados. Incluso, hasta hubo uno del conjunto local en los pies de Oslimg Mora que le despintó el caño izquierdo al guardameta de la Selección de Chile, Gabriel Arias. La visita, claro, también tuvo una más para torcer el rumbo pero el palo derecho se lo negó a Lorenzo Melgarejo, de gran debut.

Racing salió comprometido de igual forma a la complementaria. Un bombazo de Iván Alexis Pillud que desvió Butrón cuando iban 30 segundos, y dos grandes intentos de Melgarejo antes de la media hora final, parecían que la escuadra argentina tendría contra las cuerdas a su oponente. Sin embargo, el extremo planteo defensivo de Alianza Lima tornó el pleito en un bodrio carente de ideas. Y eso que, de contra, los peruanos le dieron algún que otro susto a los de Sebastián Beccacece como la chance de Cristian Zúñiga que se fue besando el parante zurdo.

Los cambios no surtían efecto en la visita hasta que sí lo hicieron. Primero porque Carlos Alcaraz amenazó a Butrón con un cabezazo, tras centro de Alexis Soto, que terminó encontrando a los guantes del arquero. Sin embargo, la Academia recién consiguió lo que buscaban a los 42 minutos cuando, apostando por abajo y ya no tanto con los centros, Fértoli asitió de taco a Tiago Banega y este rompió las redes para estampar el 1 a 0.

El desahogo tan cerca del epílogo le mostró a los de Beccacece también cuál era el camino. Nada de buscar por arriba, y aprovecharse de la desesperación del Rodillo Negro. Así fue como anotó también, cuando iban 44, Benjamín Garré. El ex Manchester City de Inglaterra, recibió un pase sumamente inteligente del otrora Banfield, Dario Cvitanich, para resolver en cuestión de milésimas y con poco espacio. Ya la ventaja era mayor, merecida, y hasta pudo ser más grande aún porque en tiempo adicionado, el «Rayo» Fértoli perdió un cara a cara con Butrón que hubiese graficado una hermosa goleada en una ráfaga descomunal.

Alianza Lima, que mezquinó durante todo el pleito y apostó al empate como para estirar su agonía en la Copa Libertadores, se quedó con las manos vacías. Racing sabía que si hacía uno, agarraba viaje y tenía con qué llenarle la canasta. Lo consiguió tarde, aunque ese 2 a 0 también le dio la tranquilidad necesaria para saber que, mínimamente empatando la semana que viene en Montevideo, clasificará a los octavos de final del certamen continental por excelencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *