LOS ÁNGELES LAKERS 106 – DENVER NUGGETS 114: ACÁ ESTÁ DENVER

Gentileza Andrew D. Bernstein para Getty Images | @GettyImages

Por: Jonathan Guglielmo | @JonathanGuglie3

Los Nuggets lograron imponerse por sobre los Lakers en el tercer juego de la final de la Conferencia Oeste por 114 a 106 gracias a que tuvieron una gran noche en ataque y dominaron a su rival desde el comienzo, ya que estos pagaron por una primera mitad llena de errores y no pudieron concretar una remontada que los hubiera dejado match point.

Denver comenzó el partido con la intensidad que se debe tener cuando se está 2-0 abajo. Centraron su ataque en su pívot Nikola Jokic, como nos acostumbraron durante toda la temporada, y el serbio cumplió con creces. Los 11 puntos, 4 rebotes y 2 asistencias en su planilla fueron claves para que Denver cierre el primer período con una pequeña ventaja. Los Lakers no lograron mostrar un buen juego colectivo y dependieron de sus dos estrellas, LeBron James tuvo un buen primer cuarto (6 puntos y 5 asistencias) y Anthony Davis cumplió con 7 puntos. Además, encontraron en Javale McGee una sorpresiva ayuda ofensiva, 5 puntos, que les permitió terminar el primer cuarto 29-27 abajo.

El segundo cuarto comenzó con una clara ventaja para los Nuggets. Los dirigidos por Malone dominaron a la defensa angelina durante todo el período, llegando a estar quince puntos arriba luego de un parcial de 15-3. Lo importante a destacar en el chico es que Jokic estuvo sentado durante gran parte del mismo. Una leve recuperación de los Lakers les dio la oportunidad de irse al descanso a sólo diez puntos por debajo, gran parte de esta recuperación se debe al ingreso de James para disputar los últimos minutos de la primera mitad. Con un parcial de 8-2, llegaron al descanso largo con una ventaja de diez puntos en favor de Denver (63-53). La primera mitad dejó como figuras a LeBron James -con 10 puntos y 9 asistencias- y a Anthony Davis -con 16 puntos- por parte de los Lakers y a Nikola Jokic -con 15 puntos y 4 asistencias- y a Jamal Murray -con 12 puntos y 6 asistencias-.

La mitad final del juego inició con un rápido parcial de 5-0 en favor de los Lakers, que poco a poco comenzaron a descontar la diferencia en el marcador a cinco puntos. Con un juego más intenso que el mostrado al principio, los candidatos al anillo mostraron un intento de recuperación, ajustaron la defensa sobre Murray y mejoraron su control de balón, ya que las pérdidas habían sido fatales en la primera parte (Denver anotó 20 puntos tras balones perdidos). Cuando parecía que el encuentro volvía a ser parejo, Denver volvió al nivel del principio, Murray se soltó de la defensa angelina y Jokic siguió dominando la pintura. La gran sorpresa la dio Jeremy Grant, quien anotó seis puntos de forma consecutiva para abrir la defensa planteada por Vogel. Denver volvió a escaparse en el marcador, ahora por 20, pero una ráfaga de Rondo y Davis ayudaron a los Lakers a llegar al último cuarto con esperanzas. Denver se fue al último descanso ganando por 93-75.

Los Nuggets estaban a 12 minutos de descontar un punto en la serie y los de Los Ángeles sabían que, de ganar este partido, se aseguraban una gran parte del boleto a la final. Así que éstos últimos salieron dispuestos a llevarse a su rival por delante. Con un James intratable (30 puntos, 10 rebotes y 11 asistencias) fueron acercándose en el resultado hasta quedar tres puntos por debajo (96-99) a falta de seis minutos para el cierre. Denver demostró ser un equipo que funciona de maravilla cuando está presionado, y esta vez no fue la excepción. Lograron frenar el ritmo de los Lakers con su juego de media cancha y neutralizaron el poderío ofensivo de su rival, quien no logró anotar durante un lapso importante del cierre. Los de Colorado pudieron controlar el cierre del partido con gran autoridad y se llevaron el tercer juego y su primer punto por 114-106, dejando la serie 2-1 en favor de los Lakers.

Murray (28) y Jokic (22) fueron, como siempre, los que lideraron a los Nuggets, pero el factor fundamental fue Jeremy Grant, el alero anotó 26 puntos que fueron la clave para romper un partido entre dos equipos muy parejos.

SÍNTESIS:

LOS ÁNGELES LAKERS (106): LeBron James 30, Kentavious Caldwell-Pope 12, Danny Green 4, Anthony Davis 27, JaVale McGee 4 (FI); Kyle Kuzma 11, Alex Caruso 2, Dwight Howard 4, Rajon Rondo 9, Markieff Morris 3; JR Smith, TH Tucker, Jared Dudley , Quinn Cook y Dion Waiters no jugaron. Entrenador: Frank Vogel.

DENVER NUGGETS (114): Jamal Murray 28, Gary Harris 7, Jerami Grant 26, Paul Millsap 6, Nikola Jokic 22 (FI); Torrey Craig 2, Michael Porter Jr. 9, Monte Morris 14, Mason Plumlee 0; PJ Dozier, Troy Daniels, Bol Bol y Keita Bates-Diop no jugaron. Entrenador: Michael Malone.

Parciales: 27-29, 26-34 (53-63); 22-30 (75-93), 31-21 (106-114).

Árbitros: Marc Davis – Kane Fitzgerald – Kevin Scott.

Estadio: AdventHealth Arena, ESPN Wide World of Sports (Orlando, Florida, Estados Unidos).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *