MONTREAL 1 – PHILADELPHIA 4: TE QUITO LO DE QUIOTO

Foto: @PhilaUnion

La U goleó por 4 a 1 al Impact de Canadá en un partido que no sólo dejó como único escolta a los de Pensilvania en la conferencia este de los Estados Unidos, sino que también estuvo marcado por el gran comienzo del dueño de casa que tuvo en Romell Quioto al héroe y verdugo de la nochel domingo en vísperas del otoño en el hemisferio norte.

Monteral supo ponerse en ventaja cuando todo arrancaba en el Red Bull Arena de Nueva Jersey. La victoria parcial acomodaba mejor aún a los dirigidos por el astro francés, Thierry Henry, en zona de playoffs. Sin embargo, nunca imaginaron que la noche vendría tan rápido con una temprana expulsión del hombre que los había hecho gozar. Y Philadelphia, con un equipazo, supo valerse de esa confusión para sumar tres puntos claves en la pelea por lo más alto de la zona.

Iban 5 minutos clavados cuando Quioto, con un tiro libre fascinante, sorprendió a todos por debajo de la barrera y batió la resistencia del jamaiquino, Andre Blake. Los canadienses triunfaban hasta que, al cuarto de hora, el héroe de la jornada se convirtió en villano. El hondureño, en una jugada aislada, se cansó de la marca pegajosa de Mark Mc Kenzie, y le aplicó un golpe en la nuca al norteamericano. La amarilla que le mostró el árbitro, Marcos de Olivera, rápidamente fue cancelada pues el VAR mostró la innecesaria reacción del delantero que vio la roja y dejó a sus compañeros con un hombre menos.

Confundidos, los muchachos de Montreal no pudieron sostener el score. A los 21 del primer tiempo, Alejandro Bedoya le rompió el arco a Clement Diop, tras una exquisita asistencia de pecho provista por Andrew Wooten y estampó el 1 a 1 que empezaba a torcer la historia. Philadelphia, desde ahí, empezó a convertirse en el único protagonista del encuentro.

A diez del final, Bedoya casi fotocopia el tanto de la parda pero los guantes del arquero le negaron el segundo a la visita. No obstnate, el festejo para la U llegó cuando se apagaba el capítulo inicial. Un centro pasado de Matthew Real encontró al polaco, Kacper Przybylko, que por detrás de todos y a pura potencia, conectó de cabeza para que el Impact se fuese al vestuario como perdedor en Nueva Jersey.

De nada sirvió lo trabajado por Henry en el descanso. Al minuto de la complementaria, Montreal marcó realmente mal y fue Aaronson quien picó al vacío ganándole la espalda a todos. El mediocampista estadounidense tenía dos opciones y optó por la ideal, descargar hacia Przybylko que recibió, se frenó, vio pasar a todos los rivales de largo, y ubicó con tranquilidad la pelota al fondo de la cueva. Philadelphia, en una ráfaga ya abrochaba el triunfo indiscutible.

Pero aún había tiempo para más en el Red Bull Arena. Diop se lo negó a Anthony Fontana cuando iban ocho minutos pero no pudo hacerlo un rato más tarde a través de un derechazo formidable desde la medialuna que sorprendió al guardameta africano. La goleada estaba consumada y el reloj todavía tenía mucha cuerda por delante.

Philadelphia goleó 4 a 1 y pudo meterle muchos más. Como por ejemplo el que Aaronson se comió inexplicablemente por llevarse puesta la pelota con todo el arco a su merced. O el que Diop le tapó con los pies a Jamiro casi por una cuestión de suerte. Montreal, se quedó con las manos vacías de un partido que ganaba desde temprano gracias a Quioto que, luego se hizo expulsar, y complicó el resultado para su equipo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *