GOLF: BRYSON DeCHAMBEAU, UN CAMPEÓN CON MÉTODO CIÉNTIFICO

📸 Gregory Shamus / AFP

Bryson DeChambeau, con seis golpes bajo el par luego de los 72 hoyos, se consagró campeón del 120º U. S. Open Championship en el emblemático Winged Foot Golf Club en Mamaroneck, Nueva York. El “Científico del Golf” fue el único de los 144 participantes del certamen que pudo ganarle a la impiadosa cancha de Winged Foot, logrando además el score más bajo en las seis ediciones en las que el torneo visitó esta sede. El novato de 21 años, Matthew Wolff fue escolta, en tanto, el sudafricano Louis Oosthuizen completó el podio.

Luego de una jornada inicial en la que más de una treintena de jugadores lograron completar el recorrido por debajo del par de la cancha, o al menos no perdiendo golpes ante ella, sin embargo, los estrechos fairways estrechos, el denso rough y los  jeroglíficos greenes con banderas estratégicamente dispuestas de Winged Foot, han hecho que el resto del fin de semana se convierta en un verdadero desafío de supervivencia para los participantes del 120º Campeonato Abierto de Golf de Estados Unidos.

Ninguno de los que terminó una jornada como líder pudo mantener tal condición al concluir los siguientes 18 hoyos, de eso forma, Justin Thomas presentó una tarjeta de 65 en la primera ronda pero retrocedió con el +3 s

del viernes, Patrick Reed vivió una situació similar pues tomó efímeramente la punta el segundo día pero se desmoronó al comenzar la tercera ronda y el novato Matthew Wolff no fue la excepción porque, el sábado, tras completar el recorrido de ida con 5 bajo el par llegó al tee del uno en la ronda final con dos de ventaja sobre su escolta, Bryson DeChambeau pero tras cinco hoyos, la punta había cambiado de mando. El californiano fue el único que pudo domesticar a la fiera, con su típico juego agresivo, quedó obsoleta la estadística que indica que solo acertó el 41% de los fairways en todo el certamen, pues con su inusual pero inobjetable potencia, se las rebuscó para salir casi siempre airoso de los raughs y encontrar asiduamente los greenes.

El oriundo de Modesto, no solo fue el único que terminó el campeonato por debajo del par, sino que estuvo en esa condición frente al hostil campo de Winged Foot desde el inicio mismo de su derrotero, porque en la jornada inicial, tras dejar la pelota a unos 15 pies del hoyo en el green del uno, con un certero putter anotó el birdie y, desde entonces, se mantuvo en todo momento delante de la cancha.  Inclusive, de no haber terminado el sábado con un bogey en el 18, hubiese mejorado los 70 golpes que marca la cancha como estándar en todas las vueltas.

El domingo, Bryson De Chambeau pegó su driver en el tee del uno estando dos golpes detrás de Matthew Wolff, lo alcanzó con el birdie conseguido en el hoyo cinco y quedó solo en la cima de las posiciones, cuando en el siguiente, el novato golfista de 21 años hizo su segundo bogey del día. Ambos subieron un impacto en el par 4 del 8 y luego, los dos hicieron águila en el 9. Otro bogey de Wolff en el 10 y el birdie del Ciéntifico en el 11 ampliaron la brecha a tres golpes cuando solo faltaban siete hoyos para concluir el campeonato. Par tras par, DeChambeau fue caminando con paso firme hacia un título que quedó prácticamente sentenciado con el doble bogey del escolta en el par 4 del hoyo 16.

Detrás del campeón y en el segundo Majors de su vida, tras presentar una tarjeta de 75 en el recorrido final y concluir en el par de la cancha con 280 impactos, se posicionó el propio Matthew Wolff, y el podio lo completó el sudafricano Louis Oosthuizen que concluyo con 3 sobre el par en la vuelta del domingo y más dos en el acumulado del fin de semana. Detrás se encolumnaron Harris English (+3), Xander Schaeffle (+4) y compartiendo la 6ª posición, con cinco sobre el par, el número uno del mundo, Dustín Johnson y Will Zalatoris, autor de un hoy en uno durante la ronda inicial. Rezagados en el tablero finalizaron figuras como el español Jon Rahm, Justin Thomas o el norirlandés Rory McIlroy.

Bryson DeChambeau, un científico obsesivo que busca exprimir al máximo cada secreto del golf y que, aprovechó la pandemia para, a través de una dieta nutricional y el levantamiento de pesas, ganar 18 metros con su driver y estar 80 metros por encima del promedio en el tour, en solo cuatro años como profesional conquistó su séptimo título y, además de esculpir su nombre entre los campeones de un Major, tiene también el privilegio de ser, junto a Jack Nicklaus y Tiger Woods, uno de los tres golfistas que han conquistado el título individual de la NCAA, el U.S. Open Amateur y el U.S. Open, lográndolo con una soberbia tarea en el mítico Winged Foot Golf Club.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *