ORLANDO CITY 4 – CHICAGO FIRE 1: LEONES QUE LE ESCAPAN AL FUEGO

Foto: @OrlandoCitySC

Por: Marcelo Patroncini

La gran tarea del equipo de La Florida en el petit torneo que se disputó en Disney, le permitió a sus jugadores continuar con esa confianza y ser protagonistas de la temporada 2020 de la MLS. Los Leones, en la noche del sábado no la pasaron del todo bien pero igual golearon a los del Fuego y, gracias a ese 4 a 1, quedaron junto a Toronto, como escoltas del Columbus Crew en la conferencia oriental de los Estados Unidos.

El colombiano, Oscar Pareja, pareció encontrarle la vuelta a un Orlando City que juega lindo y promete dar pelea hasta las últimas consecuencias. En un gran arranque, un flojo nudo, y un sublime final, los locales no tuvieron piedad ante un Chicago Fire que buscó pero careció de fortuna y de peso ofensivo a pesar de la buenísima acutación de la escuadra que dirige el suizo, Raphaël Wicky.

Es cierto que la visita, a pesar de la abultada derrota, pudo escribir otra historia en La Florida. A los 3 minutos de partido, Robert Beric le reventó el travesaño al peruano Pedro Gallese. Sin embargo, las que no entran en un arco ingresan en el opuesto. Y así fue como, cuando iban 10 y con algo de carambola, Christopher Mueller abrió la cuenta para el dueño de casa. El delantero norteamericano pisó el área grande a pura velocidad, enganchó y sacó un remate que se desvió en el español, Álvaro Medrán, para descolocar a Bobby Shuttleworth.

Tuvo el empate Chicago Fire pero, otra vez, uno de los caños le negaba el festejo. Gallese salía lejos, Beric sin ángulo tenía que mandar un centro, y con la jugada algo sucia, el argentino, Ignacio Aliseda, estrelló su cabezazo contra el palo izquierdo del arco de Orlando City. Claramente, ya se veía venir que no era la noche para los oriundos de Illinois.

Para colmo, los de Wicky, jugaban de igual a igual pero rápidamente iban a sufrir otro cachetazo. A los 23 minutos, Mauricio Pereyra leyó a la perfección la situación, abrió la cancha hacia la derecha donde Mueller recibió sin marcas y, el autor del único tanto del pleito, se calzó el traje de asistente para mandar un centro a la cabeza de Nani. El portugués, con toda su técnica, ganó en las alturas y estampó el 2 a 0 con el que finalmente marcharían a los camarines para el descanso.

El infortunio de Chicago Fire hizo que, previo al entretiempo, Francisco Calvo clavase el descuento pero el VAR se lo terminó anulando al costarricense por offside. Tampoco pudo meterla pasada la media hora inicial cuando Ruan cometió un penal infantil al tocarla con la mano sin necesidad alguna, pero Gallese con una sola mano le tapó el tiro desde los doce pasos a Beric. Orlando City ganaba por ser más eficiente y por contra con esa cuota de suerte que el fútbol siempre suele brindar.

Ya en el comienzo de la complementaria, la visita tuvo una nueva oportunidad desde los once metros. Mueller derribó a Miguel Navarro, Nima Saghafi no dudó, y Beric contó con una revancha que no dilapidó. El 2 a 1 parecía abrir un nuevo partido, sobre todo, para los de Wicky que mostraban mayor ambición ante un equipo que, con templanza y orden, parecía tener todo controlado.

Gallese fue clave para taparle el empate a Gastón Giménez con una respuesta providencial. A los 10 minutos igualó Boris Sekulic pero el VAR encontró que antes de definir, la pelota había dado en el brazo del zaguero serbio por lo cual todo volvió a ser alegría púrpura en la lluviosa noche de la península de La Florida.

Ya agotado, Chicago Fire, pareció resignarse. Hizo todo para ganarlo pero quedó sin energías, sin ganas, enojado por las situaciones que no se le dieron. Y, Orlando City, en el cuarto de hora final, supo castigarlo con una eficacia suprema. Iban 32 de la complementaria cuando, en una ensalada dentro del área de la visita, Júnior Urso se encontró con la redonda boyando y, entre la infinidad de piernas, infló las redes para estampar el 3 a 1.

Para los Leones aún había un cartucho más en una noche redonda. Ya con el resultado en su bolsillo, y en tiempo de descuento, Nani por derecha descargó hacia atrás donde esperaba el pase Benji Michel. El haitiano, no dudó, sacó un remate por lo bajo que venció a Shuttleworth y le dio la victoria definitiva a los de Pareja que treparon peldaños para ser escoltas de Columbus Crew.

Orlando City goleó 4 a 1 en una noche donde la lluvia apagó el fuego de su rival. Chicago Fire no mereció irse goleado a Illinois y hasta posiblmente no debía siquiera volver a su casa con las manos vacías. Pero si al rival le salen todas y está aceitado, muchas veces el no meterla termina pagándose carísimo.