GOLF: WINGED FOOT VOLVIÓ A SER IMPIADOSA

📸 AP

Candidatos, nombres de peso y varios históricos sucumbieron este viernes ante la hostilidad de la cancha en Winged Foot, Nueva York. El estadounidense Patrick Reed pasó a liderar la general con tres bajo el par al finalizar la segunda vuelta, escoltado a un golpe por el californiano Bryson DeChambeau que, con 68 impactos, presentó la tarjeta más baja del día. Tiger Woods, Phil Mickelson, Collin Morikawa, Justin Rose y Sergio García son solo algunas de las grandes figuras que no consiguieron superar el corte que terminó situándose en seis sobre el par.

La emblemática y extremadamente complicada cancha del Winged Foot Golf Club en Mamaroneck, Nueva York, había sido benévola en la primera jornada del 120º U.S. Open Championship, amable, casi complaciente, como si se hubiese tratado de un macabro juego de seducción, pero todo cambió de un día a otro, en la segunda vuelta, con greenes más veloces, banderas próximas a los bordes y algo de viento, se descargó con fiereza y no tuvo ningún tipo de contemplación con sus visitantes, no respeto pergaminos, hizo caso omiso a los nombres y hasta pareció arrogante ante más de uno que, por transitar un buen presente, se animó a desafiarla.

Veintiún golfistas completaron el recorrido en menos de 70 golpes en la ronda inaugural, su eventual líder podía alardear con una tarjeta de 65 impactos y, hasta la particularidad de ver dos “hoyo en uno”, sin embargo, eso pasó rápidamente al arcón de las historias, casi nada de lo sucedido el jueves se repetiría al día siguiente, cuando solo tres jugadores pudieron ganarle al campo, más de una decena necesito ochenta o más impactos para completar el recorrido y un grupo reducido consiguió cierta regularidad en ambas jornadas.

Una ronda de 70, producto de cinco birdies e igual cantidad de bogeys, le bastó al texano Patrick Reed para mantener los cuatro bajo el par del primer día y apoderarse de la punta con un acumulado de 136. El oriundo de Modesto, Bryson DeChambeau, se ubica como único escolta a un golpe transformándose en el único jugador que completo el recorrido por debajo del par en las dos primeras vueltas. El terceto compuesto por el español Rafa Cabrera Bello y los norteamericanos Harris English y Justín Thomas, líder al finalizar el día uno, comparten la tercera ubicación totalizando 138 golpes en la suma de los primeros 36 hoyos. El canadiense Jason Kokrak, con uno bajo el par, completa el sexteto de deportistas que por el momento le están ganando al campo.

El número uno del mundo, Dustin Johnson, pudo mejorar su producción del jueves y haciendo el recorrido en 70 impactos, está tres golpes sobre el par e, igual que el norirlandes Rory McIlroy, se hallan entre los que comparten el 22º puesto, en tanto, el vasco Jon Rahm, con una tarjeta de 72 y a uno del par en la sumatoria, comparte el 12º lugar junto al sudafricano Louis Oosthuizen, el teutón Stephan Jaeger, el yankee Bubba Watson y el chileno Joaquín Niemann, el mejor posicionado de los tres latinoamericanos en el torneo. El colombiano Sebastián Munoz (+5) y el mexicano Abraham Ancer (+6) también superaron el corte.

El alemán Martin Kaymer y el angelino Collin Morikawa, reciente ganador del PGA Championship, con 141 golpes quedaron a uno del corte clasificatorio. El británico Justin Rose y Tiger Woods, que está en búsqueda de su 16º Majors terminaron en +10, el experimentado Phil Mickelson, seis veces segundo y único grande que falta en sus anaqueles, se fue con +13, el estadounidense Jordan Spieth que finalizó con +14 y el campeón en Augusta 2017, español Sergio García que cerró su participación con 15 por encima del par, son algunas de las grandes figuras que terminaron devorados por el mítico e indomable campo de Winged Foot y no estarán presentes en el fin de semana.

Este sábado, con el primer binomio compuesto por el escocés Robert MacIntyre y el norteamericano troy Merritt partiendo del tee del uno, a las 9:55 hora de Buenos Aires, comenzarán a disputarse los últimos 36 hoyos de una cancha que, tras la impiadosa jornada del viernes, nuevamente deja merodear sobre el cielo neoyorkino, el fantasma de aquella famosa masacre de 1974 que quedó escrita con tinta indeleble en la historia del golf.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*