GUARANÍ 4 – TIGRE 1: EDGAR FUE UN VOLCÁN PARA EL MATADOR

Foto: @ClubGuarani

Por: Marcelo Patroncini

El Aborigen goleó al Matador por 4 a 1 en lo que fue el regreso de la Copa Libertadores de América y, prácticamente, pinchó por completo la ilusión del conjunto de Victoria de seguir con vida en el certamen continental. Los de Gustavo Costas, liquidaron el pleito en la complementaria, después de un primer tiempo parejo en el Defensores del Chaco.

Iban 8 minutos del primer tiempo cuando Tigre dio la nota y abrió la cuenta en condición de visitante. Sacando a Racing, todos los elencos argentinos lograban anotar un tanto en la vuelta a la competencia, y los de Néstor Gorosito doblegaban a Guaraní gracias al desborde de Sebastián Prieta y la definición de primera por parte de un refuerzo de lujo como Pablo Magnín.

Sin embargo la alegría iba a durar poco para los de «Pipo». De un pase en falso del «Cachete», Diego Morales, el dueño de casa tomó la lanza en los botines del uruguayo Rodrigo Fernández. Con un control absoluto del esférico, el charrúa descargó hacia la izquierda, y en un centro que se despejó a medias, apareció el ex Platense, Bautista Merlini, para sacudir sin marcas frente a los tres palos y batir la resistencia de Gonzalo Marinelli.

El reloj no llegaba a la media hora y ya se trataba de un lindo partido en el Defensores del Chaco. Sin embargo, el 1 a 1 iba a acompañar a sendos elencos hasta el descanso porque los guardametas se iban a encargar de opacar cuando chance clara generasen los delanteros adversarios. Hasta ese entonces, los de Victoria no veían con malos ojos el resultados que se traían de regreso para el norte del Gran Buenos Aires.

Pero Tigre no tuvo las misma tónica en el capítulo inical que en la complementaria. Un topetón de Facundo Monteseirín dentro del área a Cecilio Domínguez le permitió al volante paraguayo, ex Independiente de Avellaneda, aprovechar el penal para poner en ventaja a Guaraní cuando se jugaban 21 minutos del período final en tierras paraguayas.

Gorosito, que dejó en el banco a quien busca ser el goleador histórico, Carlos Luna, adelantó líneas pero sufrió los embates finales del elenco de Costas. Y en 10 minutos, el dueño de casa le llenó de lava el área a Marinelli para quemar los cartuchos finales y bajarle la persiana al pleito. A los 38, Edgar Benítez recibió una pelota en el área grande después de una hermosa jugada colectiva, tiró algunas fintas más maravillosas aún, y difinió contra el caño más alejado de Marinelli para poner el 3 a 1.

El Matador sabía que el reloj, la falta de fútbol, y el resultado podían jugarle más en contra aún. Pero apostó a achicar diferencias y, al rato, el Cacique le propinó el último cachetazo cuando Nicolás Maná, ex Defensa y Justicia, llegó a línea de fondo, mandó un centro atrás, y encontró a Benítez que, en el área chica, sólo tuvo que empujar la redonda para poner cifras definitivas en favor del conjunto de Asunción.

Tigre, realmente complicado en pos de pasar de ronda, volvió de Paraguay con una dura derrota y con la durísima obligación de ganarle al Bolívar el próximo martes en Victoria para apostar a una remontada y mantener intacta la llama de meterse en octavos de final. Guaraní, goleó 4 a 1, quedó segundo en el grupo por detrás de Palmeiras, y se imagina ya del otro de lado de la «Costas» en esta Copa Libetadores de América.