RACING 0 – NACIONAL 1: LA FÓRMULA DE LA LAVANDINA Y ESTAR SOLARI

Foto: @RacingClub

Distanciamiento social, alcohol en gel y puertas cerradas. Si algo más le faltaba a la Academia en esta pandemia era quedarse Solari tras la expulsión de Augusto y perder en el regreso de la Copa Libertadores por el gol de Lavandina. Gonzalo Bergessio cumplió con la ley del ex en el Cilindro y, así, el Bolso se impuso por 1 a 0 para quedar como único líder del grupo.

El primer tiempo fue de Racing, la complementaria de Nacional. Así repartieron protagonismo aunque los tres puntos cruzaron el charco para un equipo que no sólo mira a todos en lo más alto del certamen continental por excelencia sino también en el torneo local de la República Oriental del Uruguay.

Los cinco minutos iniciales parecían marcar el rumbo de una contienda sumamente entretenida. Probó Iván Pillud de media distancia, también lo hizo Bergessio en el área contraria, y hasta llegó el dueño de casa con un cabezazo de Mauricio Martínez que se fue cerquita del travesaño. A partir de ese entonces, la escuadra de Sebastián Beccacece, aprovechando las bandas, desequilibró y supo molestar a los de Gustavo Munúa.

Sumamente inquietos, Héctor Fértoli y Benjamín Garré, se transformaban en un trastorno para el fondo de Nacional. Darío Cvitanich en el área chica remataba al cuerpo de Sergio Rochet y, llegando a la media hora de juego, Augusto Solari se apresuraba para rematar, sin marcas, por arriba del travesaño. Racing merecía pero no lo conseguía.

El Tricolor terminó arrinconado contra sus propia cueva. Matías Rojas, con un soberbio remate desde la medialuna, exigía al arquero y, ya sobre el epílogo, en un sabroso desborde del ex Manchester City, fue Garré quien lanzó el buscapié y no pudo encontrar a Cvitanich. El otrora goleador de Banfield sólo tenía que soplarla pero no alcanzó siquiera a desviar la trayectoria para abrir la cuenta en favor de la Academia.

Todas las luces del primer tiempo para Racing se transformaron en una sombra inexplicable en el cuarto de hora inicial de la complementaria. Nacional se arrimaba con un tiro libre de Santiago Rodríguez, y con un bombazo de una de las figuras de la tarde en Avellaneda, el volante, Gabriel Neves. Sin embargo en un parpadeo, todo se oscureció para el conjunto local.

Una mano involuntaria de «Golosina» Martínez devino en un penal que sancionó el colegiado chileno, Cristian Garay. La lanza la tomó el goleador del certamen uruguayo y cumplió con la ley del ex. Bergessio, con pasado en Platense y Vélez, entre otros, no falló desde los doce pasos y cambió para siempre la historia en el Cilindro cuando iban 7 minutos.

Para colmo, Racing, al instante, iba a quedarse con diez hombres por la segunda amarilla de Solari. Y, el desfile de Nacional no se hizo esperar. Asistencia de Brian Ocampo para Neves que desperdició el segundo. Y acto, seguido, un error en la salida de Gabriel Arias le permitió a «Lavandina» ampliar la ventaja pero optó por rematar alto.

Beccacece, a puro cambio, logró modificar un poco la imagen de la Academia. Al ataque iba a hasta Nery Domínguez. Carlos Alcaraz le pifió a la carpichosa en lo que pudo ser el empate y, al rato, cabeceó desviado en otra buena ocasión. Sin embargo, la más clara de la segunda parte para el dueño de casa estuvo en los pies de Pillud que, en tiempo de descuento, encontró la providencial salvada de Rochet mandando la bocha al tiro de esquina.

Nacional hizo su negocio jugando a toda máquina en un cuarto de hora. El penal, la ley del ex, y la expulsión de Solari bastaron para derrotar por 1 a 0 a un Racing que llevaba más de seis meses sin jugar un partido de fútbol. Y lo cierto es que, después de lavarse bien las manos, mantener la distancia social, y aprovechar la Lavandina, el Tricolor metió los tres puntos en el Bolso y se los llevó para Uruguay en este regreso de la Copa Libertadores 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *