LOS ÁNGELES FC 4 – PORTLAND TIMBRES 2: NEGRO PARA UNO, ORO PARA EL OTRO

Foto: @LAFC

El campeón volvió a pasarla mal en la MLS. Atrás quedaron sus tiempos dorados del mes de julio y agosto cuando, en Disneylandia, eran Mickey, Pluto, y el Pato Donald juntos. Los de Oregon sumaron su tercera derrota en las últimas cinco presentaciones y, esta vez, los de Negro y Oro celebraron con un contundente 4 a 2 en California.

Portland Timbers se puso en ventaja y aprovechó la rápida verde gramilla del rival. Lo que jamás imaginó es que después de la magistral definición de Jeremy Ebobisse, a los 24 minutos del capítulo inicial, se le vino la noche en la noctura contienda que le correspondió merecidamente a Los Ángeles FC.

Diez minutos le duró la alegría a los de Giovanni Savarese. El dueño de casa pudo empatarlo apenas pasada la media hora gracias a un desborde de Brian Rodríguez que encontró, frente al arco, a su compatriota, Francisco Ginella. El uruguayo fusiló a Steve Clark, y la terminó empujando el otro charrúa, Diego Rossi. Sin embargo, por offside de este último, la conquista quedó invalidada.

Más allá de eso, Los Ángeles FC emparejó el asunto al rato. De un córner de Rodríguez, llegó la peinada del inglés, Bradley Wright-Phillips, y por detrás de todos apareció Mark Kaye para empujar la caprichosa e inflar las redes de un Portland Timbers que, a esa altura, ganaba casi de milagro en California.

No terminaron de acomodarse los de la Madera, que tuvieron que ir a buscarla otra vez al fondo de su cueva. Iban 40 minutos del capítulo inicial cuando Rodríguez, una de las figuras indiscutidas de la noche, filtró un pase perfecto para su coterráneo Rossi. El ex hombre de Peñarol pisó el área grande a pura velocidad, sin marcas, y no perdonó cuando vio que Clark salía a achicarle el ángulo para estampar el 2 a 1 en favor del elenco Negro y Oro.

Lo peor que podía pasarle a Portland Timbers era que no termine el primer tiempo. En el descuento, los de Savarse durmieron la siesta y, de un tiro libre rápido, llegó la asistencia de Ginella para Wright-Phillips que frente al arco no tuvo más remedio que empujarla y estirar la ventaja. Claro que, también, Los Ángeles parecía embriagado por semejante resultado y, cuando movieron del medio, los embocaron con un cabezazo de Ebobisse que ponía el 3 a 2 en las chapas y un partidazo en el corazón de los amantes del fútbol.

Pudieron empatarlo los de la Madera con un cabezazo de Dario Zuparic en el inicio de la complementaria aunque, en la línea, despejó con lo justo, el colombiano, Eddie Segura. También avisaron con un tiro libre de Diego Valeri que le reventó el palo izquierdo a Pablo Sisniega. Claramente no era el partido de los últimos campeones porque no podían meterla arriba y sufrían mucho abajo.

José Cifuentes a los 27 de la segunda mitad, estuvo cerca de meter un golazo de otro planeta cuando le pegó desde su propio campo y vio como Clark se desarmaba por tratar de llegar a una pelota que se perdió, apenas, por línea de fondo. Y, en uno de los últimos desaciertos de la defensa visitante, Kaye tocó sutilmente para Daniel Musovski que no desperdició el mano a mano para poner cifras definitivas en el adicionado.

Los Ángeles FC, que venía de dos duras derrotas al hilo, recuperó la memoria y el olfato goleador. Así los de Bob Bradley ganaron 4 a 2 en California, se metieron en zona de playoffs, y sacaron de la misma al último campeón de la MLS que no encuentra su rumbo. Oro para los locales y panorama negro para un Portland Timbers que deberá aprovechar el doble partido ante el flojo San José Earthquakes para volver a meterse en el sueño de dar una nueva vuelta olímpica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *