MINNESOTA 3 – DALLAS 2: AGUA PARA SU «MOLINO»

Foto: @MNUFC

Un doblete del triniteño Kevin Molino le permitió a los Bribones trepar peldaños en la tabla de posiciones de la MLS y quedar como escoltas de Seattle Sounders que, en la noche del jueves, aplastó a San José Earthquakes por 7 a 1. La escuadra de St. Paul se impuso por 3 a 2 sobre un irregular Dallas que había arrancado con todo la temporada, demostró siempre tener condiciones, pero la suerte del triunfo parece esquivar a los texanos.

Minnesota United liquidó el pleito desde temprano y eso le sirvió para evitar algunos sufrimientos. Los del inglés, Adrian Heath, terminaron apretados en el marcador y con un hombre de menos frente a un Dallas FC que hizo lo imposible para llevarse un empate hacia el sur de los Estados Unidos y acabó regresando en el vuelo con las manos vacías.

Iban 10 minutos del capítulo inicial cuando el dueño de casa aprovechó un retroceso deficiente de su rival. A contrapierna y con una velocidad formidable, los «Loons» encontraron los espacios para que el finlandés, Robin Lod, habilite en soledad a Mason Toye. El zurdo, sin ángulo pero con potencia, sacó un remate cruzado que le pasó de caño a Kyle Zobeck e infló las redes de los Cowboys.

Minnesota estaba desplegando un fútbol magistral. Lod pudo ampliar rápidamente con un tiro a colocar que se fue apenas desviado y Dallas recién llegó con algo de riesgo cuando los relojes marcaban 25 del primer tiempo. El elenco vestido de colorado desperdició una ocasión en los pies de Ricardo Pepi que la mandó a las nubes tras un lindo centro de Michael Barrios. Lo que no se imaginaban los hombres de Luchi González era que, en la contra, el dueño de casa iba a pegar nuevamente.

Los locales, con toda la prolijidad, y en una acción colectiva para mostrar en todas las escuelas de fútbol, halló el 2 a 0. Romain Metanire llegó al fondo de la cancha tras varios pases previos, metió el centro atrás, y Molino con un remate fuerte, seco, y de primera, no perdonó a Zobeck que devía meterse otra vez entre las cuerdas para sacar la bocha del fondo de su cueva.

En el afán de liquidaron, Minnesota United dejó espacios en el fondo y fueron sus rivales los que aprovecharon. Barrios le reventó el palo izquierdo a Dayne St Clair antes del entretiempo pero, más tarde, Pepi consiguió lo que no había podido lograr su compañero. Bryan Reynolds lanzó un buscapié a los 41 minutos del capítulo inicial, y el joven delantero estadounidense del Dallas la empujó barriéndose en el área chica pra marcar el 2 a 1.

La historia de la complementaria tuvo mucho que ver con la del primer tiempo. La escuadra de Heath salió decidida a bajarle la cortina al encuentro. Zobeck se lo negó a Molino en el arranque del período y, en la jugada siguiente, le tapó un cabezazo magistral a Jan Gregus. A los 8 minutos, Emanuel Reynoso tuvo una oportunidad clarísima pero el zapatazo de «Bebelo», desde la mediuluna, despintó el travesaño visitante.

Era todo de los Bribones. Cuando iban 20, el palo izquierdo de los Cowboys le arruinó el festejo a Molino pero el triniteño tendría revancha rápidamente gracias al infantil penal de Ryan Hollingshead a Metanire. El caribeño tomó la lanza desde los doce pasos y, con un tiro rasante y al medio, estampó el 3 a 1 que parecía terminar con el asunto en St. Paul aunque nada de ello sucedió.

Las cosas para el dueño de casa se complicaron en el cuarto de hora final. Harold Mosquera descontó al empujar un córner por el segundo palo y, después, los «Loons» se quedaron con diez hombres por una plancha de Metanire que mereció cadena perpetua sobre los muslos del colombiano Andrés Ricaurte. Era el momento de aguantar y, también lo lograron porque los Cowboys no supieron cómo entrarle a un equipo que quiere dar pelea bien arriba.

Dallas quedó, con dos partidos menos, fuera de la zona de playoffs por el momento. Minnesota, que ganó 3 a 2, había logrado la cima parcialmente junto a Sporting Kansas City hasta que 24 horas más tarde, Seattle Sounders aplastó a San José Earthquakes para mirar a todos desde arriba. Lo importante en St. Paul es que los de Heath se llevaron los tres puntos, de vital importancia, para su propio «Molino».

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*