INTER DE MIAMI 2- ATLANTA UNITED 1: MORGAN NO TIENE «REMEDI»O

Gentileza: Twitter Inter Miami CF.
Gentileza: Twitter Inter Miami CF.

Por la fecha número diez de la Conferencia Este, Inter de Miami logró escaparle a su soledad en el último puesto de la tabla. Ahora lo acompaña Chicago Fire con ocho puntos. Sin duda, una de las victorias más festejadas hasta el momento para la joven franquicia de la Florida. Del otro lado, un Atlanta United con escasas respuestas en lo colectivo, pero con un Eric Remedi que tuvo un desempeño destacado.

Los dirigidos tácticamente por Diego Alonso comienzan a encaminar su rumbo. La ofensiva se encuentra cada vez más afilada: Pizarro y Morgan (que venía acumulando grandes actuaciones pero el gol le era bastante esquivo) se afianzan cada vez más. Las incorporaciones recientes, a la par de cambios tácticos, dieron resultado, brindando actuaciones cada vez mejores por parte de las Garzas.

Y todo parecía tornarse de rosa en la tarde de Miami, a pesar de que Guzan se encargaba de pintarlo de negro. Un contraataque letal a los 28 minutos ponía las cosas cuesta arriba para los visitantes. El mexicano Rodolfo Pizarro manejó a la perfección el despliegue ofensivo y aguantó el esférico hasta llegar al área, cuando supo soltarlo hacia los botines de Morgan. El escocés cruzó la número cinco hacia el palo contrario ingresando por la derecha y estampó el 1-0.

El empate llegó cinco minutos más tarde. Centro de Torres de cara al corazón del área chica: Eric Remedi intentó un taco que no prosperó, y en el rebote, desde el piso, el argentino la empujó para conseguir la paridad en el marcador. ¿Un poco de carambola?, seguro. Pero el volante central oriundo de Paraná demostró tener optimismo de goleador.

Pero el frensí no acababa allí. A los 38, el infalible Lewis Morgan recibió unos pocos metros adelante de la medialuna del área rival. En dos tiempos, controló y sacó un zurdazo potente al ángulo de Guzan. Un gol con cada pierna y descontrol total en el banco local. El 2-1 parecía seguir dejando el partido abierto, ¡y lo estaba!.

Dos minutos más tarde, Nicolás Figal (ex Independiente), cometió un penal infantil al intentar proteger el balón dentro del área. ¿El encargado de patear? Esequiel Barco, un viejo conocido de Figal, ambos campeones de la Sudamericana 2017. El «turri» le quemó las manos a Luis Robles, que no tuvo más remedio que dar un rebote que sentenciaba el empate 2-2. Pero la acción quedaba anulada por invasión del área.

Barco volvió a patear, esta vez cambiando de punta. Guzan adivinó y capturó el potente envío del argentino, que fue famoso por convertir desde el punto de penal en el mítico Maracaná. Ésta vez el esférico se alejó de la acción, al igual que Atlanta del empate. Esequiel viene aportando mucho desde el juego, pero no logra asentarse a través de los tantos.

El resto del encuentro fue anecdótico. Julián Carranza (ex Banfield), ingresó en el complemento (al igual que Blaise Matuidi, una incorporación de lujo para los de Alonso), mientras que Matías Pellegrini no tuvo minutos en cancha y miró el cotejo desde el banco de suplentes. Fue final en Miami, con un interesante encuentro entre dos equipos en plena formación, pero que poco a poco adquieren herramientas para volverse plenamente competitivos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*